Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Sinopsis del libro Guerra Sicológica (I)

  • PDF

                                                                       

Propaganda, rumores, ardides, trampas y maniobras publicitarias para aumentar poder militar en la guerra.

Victoria de la mente sobre la espada

por Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

cover guerra sicológica    

    Guerra Sicológica, Victoria de la Mente sobre la Espada, es el primer tomo de tres módulos, dedicados a analizar con profundidad y minucia político-estratégica, audaces e inteligentes maniobras militares dentro y fuera del campo de combate ocurridas a lo largo de la historia de la humanidad, mediante las cuales se venció al adversario con mínimas bajas humanas, o leves pérdidas materiales. 

    Por su enfoque y contenido Guerra Sicológica, es un libro de palpitante actualidad, con amplia utilidad para la instrucción especializada en las academias militares del mundo, las facultades de publicidad y mercadeo, los cursos de ventas por métodos cara a cara, electrónico masivo, audio, video o radiofónico. 
    Asimismo es un texto de referencia para quienes desarrollen campañas políticas electorales, promoción de actividades sociales o integración comunitaria. 
  Dentro del libro el lector encuentra en mas de 500 imágenes, los procedimientos y enfoques utilizados en la propaganda escrita con volantes, afiches, comunicados o panfletos, por todas las potencias del mundo, para buscar la derrota del adversario o la anexión de poblaciones enteras sin necesidad de someterlas por la fuerza. 
   Abarca desde connotados acontecimientos bíblicos, hasta la coacción nacida de la guerra fría, los sistemáticos mensajes nazis, la revolución cultural de Mao, el militarismo japonés, el patriotismo francés, las argucias de Chiang Kai Shek, la guerra política de las guerrillas comunistas y la necesidad de vincular afectiva y efectivamente la población civil de cualquier país con la defensa nacional. 
    Por su contenido, estilo, contextura, diagramación y sencillez literaria, es un texto agradable a la vista, que concentra al lector en su estructura e invita a al reflexión, acerca de la forma como la propaganda masiva de los medios de comunicación, o ahora con la magia del Internet, puede afectar la psiquis colectiva de miles o millones de personas. 
    Goeebels, a Stalin, Mao, Fidel Castro, coinciden en la metodología del lavado cerebral de sus blancos-audiencia, por medio de la propaganda sistemática, dirigida por un aparato político que gravita alrededor de un plan estratégico. 
     Quien lea esta obra queda en capacidad de diseñar y desarrollar una campaña de propaganda dentro de cualquiera de los campos de acción enunciados. 
En ese orden de ideas el lector se sentirá motivado a leer los tomos 2,3,4,y 5.
 
    Colección: Sociología Militar www.luisvillamarin.com

    Autor: Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

    Título definitivo: Guerra Sicológica , Tomo I

     Subtítulo definitivo: Victoria de la mente sobre la espada.

    ISBN: 978-1482594867   

    Formato:15,5 x 21,5 cm

    Encuadernación: Rústica 

    Páginas: 272

   Colores: b/n

NoneNoneNoneNoneNone

 

 

Luis Alberto Villamarin PulidoEl autor: Luis Alberto Villamarín Pulido, coronel de la reserva activa del Ejército colombiano con 25 años de experiencia en operaciones de contra terrorismo urbano y rural.

     Condecorado varias veces por acciones meritorias en combate frente al enemigo en el campo de batalla, el coronel Villamarín se especializó en contraterrorismo urbano y rural, inteligencia militar, operaciones psicológicas, explosivos y demoliciones, manejo de crisis, estado mayor y asuntos civiles.

    Cursó, además, estudios de Ciencias Políticas en la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, es analista de asuntos estratégicos de importantes medios de comunicación en diversos países del mundo, conferenciante invitado en centros internacionales de estudios del terrorismo, columnista permanente de la Revista Miltary Review del Ejército de los Estados Unidos, analista invitado de la prestigiosa cadena de televisión CNN,en español, conferencista invitado de diversas universidades del mundo, miembro correspondiente de la Academia de Historia del Huila, Sociedad Bolivariana de Colombia y Academia Colombiana de Historia Militar, investigador científico experto en guerra irregular, profesor militar de las escuelas de formación y capacitación castrense en Colombia y comandante de exitosas unidades de contraguerrillas en la conmocionada nación suramericana.

     Autor de veintiseis libros relacionados con la violencia, terrorismo y tráfico de drogas (Ganar la guerra para conquistar la pazEl Eln por dentroEn el infiernoEl cartel de las FarcOperación JaqueOperación SodomaOperación OdiseoComplot contra Colombia, etc.) y recientemente ISIS-Estado Islámico que resume el nacimiento, crecimiento y asentamiento de este grupo terrorista en el Medio Oriente asi como sus extensas ramificaciones en todos los continentes.

     La colección Terrorismo Internacional reúne obras de trascendencia geopolítica, geoestratégica y de seguridad nacional de alto interés  para el ciudadano del siglo XXI en todos los lugares del mundo, mediante escritos que generan debate académico centrados en ensayos de actualidad, historia contemporánea, etc. Son obras que invitan a pensar y descubrir realidades sociopolíticas.

     Frase Impacto:

     Según el coronel (USA) Paul Linerbarger, autor de Psychological Warfare,  la propaganda en general es el uso planeado de cualquier forma de comunicación masiva diseñada para afectar las mentes y emociones de determinado grupo, enemigo, neutral o amigo, con propósitos militares, políticos o económicos específicos.

.     Resumen del libro:

     El significado de la guerra

    Hasta finales del siglo XIX,  la guerra era un acto político regido por la usanza militar. A partir de la Primera Guerra Mundial componentes de multipolaridad, la incursionaron  en el ámbito diplomático  internacional y en la propaganda para desmotivar al adversario, adentro y afuera con base en estrategias y  objetivos sicológicos.

     Las guerras de los siglos XIX, XX y XXI, tienen similitudes de forma, aunque la tecnología, la diplomacia y los efectos sicológicos varían acorde con la carrera armamentista, los cíclicos  cambios geopolíticos mundiales y la celeridad de los medios de comunicación, para cubrir las noticias en los campos de combate. En síntesis, la guerra es una  persuasión costosa pero efectiva para quien la gana, a la que se recurre con total vehemencia, cuando fallan los esfuerzos políticos y diplomáticos, que pretendían alcanzar los mismos fines, correlativos a los objetivos nacionales o intereses compartidos por las alianzas internacionales.

     Guerra sicológica
    Arte operacional militar adoptado con el fin de destruir la voluntad enemiga para combatir. Pretende ganar la batalla antes que esta comience, o  convencer al adversario que su equipo y métodos de guerra son obsoletos.
    En ambos casos, transmite la idea que es alguien con mala suerte, dirigido por ineptos, que violan sus derechos humanos. A largo plazo, toda campaña de guerra sicológica,  apunta a crear, estados de desasosiego, frustración, revuelta e insatisfacción, por medio de la propaganda y el rumor. A partir del siglo XX la guerra sicológica combinó propaganda con bombardeo aéreo, y luego tecnificó métodos del llamado lavado cerebral.

 

    Así, Paul Linerbarger concibió la guerra sicológica como el empleo combinado de la propaganda con otras medidas operacionales de orden militar, económico o político, requeridas para afianzar los mensajes, aplicables luego en los conflictos de baja intensidad, producto de la ambiciosa oleada propagandística desatada por el Kremlin en procura de universalizar la dictadura del proletariado. 

 

     En el libro titulado La Estrategia de la Desintegración, León Trotsky bosquejó los principios fundamentales de la guerra sicológica, acción que no cesaría hasta después de que los comunistas hubieran alcanzado la victoria en todo el mundo, gracias a la constante amenaza de la violencia física transmitida por el ejército soviético, que por medio de combates breves y brutales, destruiría las fuerzas adversarias, ya desintegradas por los devastadores efectos de las argucias sicológicas.

     En 1953 el gobierno estadounidense definió la guerra sicológica como el uso de la propaganda e información pública, para influir sobre emociones, actitudes y comportamientos del enemigo o de poblaciones foráneas. En forma paralela, la Organización Tratado Norte (OTAN) y el Comité Interamericano de Defensa, dos organizaciones internacionales lideradas e instruidas dentro de la doctrina militar de Estados Unidos, coincidieron en que la guerra sicológica apunta a  objetivos nacionales y a la interacción de todos los campos del poder nacional, en defensa de la soberanía e integridad territorial de cada Estado asociado.

    Guerra revolucionaria

     Guerra revolucionaria es la sumatoria del accionar armado de las guerrillas y las operaciones de guerra sicológica, con propósitos definidos para la toma del poder, por medio de la combinación de todas las formas de lucha, pregonadas por el marxismo-leninismo. Es la aplicación universal y local de la guerra integral dentro de espacios definidos, hasta unificar en todos los países y naciones la dictadura del proletariado, de carácter ofensivo e incontenible.

     El contexto de la guerra moderna —de acuerdo con el analista Fred C. Ikle asesor de la Universidad de Defensa de Estados Unidos— implica que el mundo vive la era del terrorismo, la insurgencia y la guerra irregular porque son métodos políticos de combate. La guerra política es el máximo nivel de la guerra sicológica y de la concepción estratégica de la guerra. Es la estructuración de la política nacional para apoyar operaciones militares o de propaganda, ligadas con las relaciones políticas de los gobiernos, o en la interacción con grupos de carácter político.

     Con base  en la teoría de guerra total y copia de las células de partido aplicadas por los comunistas, los nazis fueron los primeros en orientar la guerra con tales connotaciones.  

     Los soviéticos y luego sus seguidores ideológicos articularon la teoría de la lucha de clases con la guerra política y el doble juego de la legalidad e ilegalidad de los partidos comunistas en el mundo, procedimiento con el que siempre justificarán la acción terrorista de las guerrillas que apadrinan o definen como luchadores populares

Mientras Clausewitz definió la guerra como la continuación de la política por otros medios, producto de la guerra sicológica inherente a  las tensiones entre Unión Soviética y Estados Unidos, la política internacional de la época de la Guerra Fría (1945-1990) se convirtió la continuación de la guerra por otros medios.

    Las Fuerzas Militares y la política

    La aplicación decisiva del poder militar en el campo de batalla siempre ha generado resquemores políticos.

     Por ejemplo, durante la crítica situación vivida por Francia en la Primera Guerra Mundial, el primer ministro Georges Clemencau, afirmó que la guerra es un asunto muy serio para dejarlo en manos de los militares, pero fue rebatido por el mariscal Foch, quien aseguró que la paz es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de los dirigentes políticos.

Dice el autor:

     Si la guerra fuera una desaforada orgía de homicidios, no existirían ni ejércitos organizados, ni estados mayores para administrar potencial humano, recursos materiales, planear y dirigir las operaciones o cumplir las órdenes de los comandantes.

 Así lo concibió el general chino Sun Tzu en su obra El Arte de la Guerra, escrita hace más de dos milenios, texto que aún conserva palpitante actualidad y es referente para estudios estratégicos de diversas disciplinas del saber:
—La guerra es un asunto vital para el Estado. Es la providencia de la vida y de la muerte. Es el camino que lleva a la supervivencia o la aniquilación. Por lo tanto es indispensable estudiarla a fondo—
El tiempo demostró que la guerra gira en torno a la diplomacia, la organización social y los sistemas de gobierno. En la Edad Media se ocupaban los territorios para aumentar el poder y captar impuestos.  Los cruzados pretendían eliminar  la resistencia musulmana al credo cristiano y viceversa.
Varios siglos después de Sun Tzu, el filósofo griego Heródoto fue el primer pensador occidental que  argumentó aspectos sicológicos inherentes a  la guerra, al afirmar que el propósito de la guerra no es aniquilar el enemigo, sino someterlo a la voluntad propia.
Años más tarde la revolución francesa condujo una guerra irregular interna, depuso la monarquía y desembocó en una sangrienta dictadura. Por efecto reflejo, la independencia del llamado Nuevo Mundo, revirtió en sustituir la monarquía por la asunción de élites criollas al poder local.
Durante ese recorrido de cambios sociopolíticos en diferentes lugares del planeta, surgieron estrategas como Vauban, Mauricio de Turquía, Federico el Grande, Napoleón y otros.
Tras analizar las campañas napoleónicas, el mariscal alemán  Karl Von Clausewitz, concluyó que la guerra es la continuación de la  política por otros medios[1], para alcanzar fines políticos, definición aceptada por muchas escuelas militares, incluida Colombia
            —Así— puntualizó Clausewitz— las batallas son medios para alcanzar fines políticos.  Es una cadena de eventos enlazados. La captura de puntos geográficos o la toma de provincias indefensas, no son ganancias inesperadas­
Guerra irregular y guerra de guerrillas
     En  sentido escolástico, la guerra irregular es un conflicto que concatena las acciones de táctica irregular realizadas por unidades militares especializadas en operaciones de comandos sobre la retaguardia enemiga, o por guerrillas conformadas por algunos elementos de las fuerzas regulares en confrontaciones internacionales.
    En sentido subversivo, la guerra irregular articula los procedimientos ilegales, violatorios del Derecho Internacional Humanitario, perpetrados por grupos de insurgentes y contrainsurgentes, durante los procesos revolucionarios para la toma del poder.
Esta visión se fortaleció a partir del momento en que los soviéticos difundieron la idea de la lucha de clases, según la cual el mundo vive una guerra latente, que finalizará cuando la clase dominada o proletariado derrote a la burguesía, por medio de la guerra irregular definida en los manuales soviéticos en los siguientes términos:
    —Combinación de guerra de guerrillas, subversión, incitación de disturbios y revolución contra gobiernos hostiles; sabotaje económico, político, industrial, militar; asesinatos, guerra sicológica y numerosas acciones fuera de las batallas convencionales—
—Mediante estas acciones la maquinaria bélica enemiga es entorpecida. Su capacidad es hostigada y su voluntad de continuar la lucha es debilitada y destruida. Es una guerra total, conducida tanto en la retaguardia de ejércitos enemigos empeñados en el frente como dentro de la zona del interior, donde se encuentra la potencialidad bélica y su fortaleza política, militar e industrial—
    Aunque la guerra de guerrillas es tan antigua como la humanidad, el término fue empleado por primera vez a comienzos del siglo XIX en Europa durante las guerras napoleónicas[5] pues antes de estas, los guerrilleros eran denominados partidarios o partisanos.
La Biblia cita este método de combate táctico-estratégico durante la conquista de Canaán dirigida por Josué, resumida en emboscadas y constantes hostigamientos contra el enemigo. Sin embargo, Karl Von Clausewitz fue el primer militar que estudió la guerra de guerrillas con profundidad científica, y la calificó como la guerra del pueblo. Para Clausewitz la guerra de guerrillas, evoca en la población civil una fuerza que bajo otras circunstancias nunca se hubiese hecho sentir de por sí. Tal concepción no ha perdido fuerza, ni aún bajo la amenaza de la bomba atómica
     En la historia militar abundan ejemplos de la guerra de guerrillas. Uno de los más sangrientos episodios de este tipo de combate, sucedió en la región de Vendeé al occidente de Francia, entre 1793 y 1796, producto de la rebelión campesina que apoyó a la iglesia católica contra el triunfante gobierno revolucionario francés.
     Años más tarde, durante la guerra franco-prusiana, astutos francotiradores franceses camuflados en sitios insospechados, asediaron a los invasores alemanes hasta llevarlos al desespero. En otro escenario cuasi contemporáneo, las incursiones de los boers contra las tropas británicas que ocuparon Transvaal Orange Free State, pusieron en ascuas las fuerzas militares de la corona inglesa.
     Después de la segunda guerra mundial se extendió el significado de la palabra guerrilla a las tácticas operacionales de insurgencia, rebelión o levantamiento popular armado contra gobiernos establecidos.

      Entre los numerosos ejemplos de guerras de guerrillas matizadas con ideologías políticas, se pueden citar las insurrecciones comunistas en Grecia, Malaya, Corea, Indochina y Latinoamérica durante el periodo conocido como la guerra fría. 

       El terrorismo es la principal arma sicológica de guerra revolucionaria, porque junta una serie de actos sistemáticos de violencia, que pretenden paralizar la resistencia de los adversarios, sacudir a los indiferentes y facilitar la sumisión de las masas.  Los métodos terroristas incluyen asesinatos, intimidación por medio de represalias, secuestros, chantajes y hasta diplomacia coercitiva amenazante. El terrorismo y la propaganda son interdependientes. Cuando el impacto sicológico colectivo comienza a hacerse patente, ese temor convierte al villano en héroe. Si el terrorista tiene éxito durante las primeras incursiones, la propaganda hará que por simpatía, admiración o miedo, parte de la población se acerque hacia él.      

     Alejandro el Grande de Macedonia conquistó el mundo conocido por los occidentales para la época de su reinado. Estimulado por cada conquista, Alejandro avanzó hacia el Asia Menor y el  Medio Oriente, dejó parte de sus ejércitos en cada sitio con el fin de controlar a los pueblos y tribus sometidos por las armas y por su audacia.
     Cuando Alejandro evidenció que no tenía tropas suficientes para protegerse de eventuales contraataques adversarios, retrocedió para reagrupar fuerzas, pero a los contrincantes iniciaron a perseguirlo, porque  intuyeron la oportunidad para derrotarlo.
     Consciente de la ascendencia que alcanzaría sobre sus súbditos si derrotaba al enemigo en estas condiciones, Alejandro ordenó fabricar  cascos y pectorales de hierro, con medidas adecuadas para hombres de más de dos metros de estatura, tarea que fue cumplida con denodado acierto por los artesanos.
      Debido a que las tropas de Alejandro se replegaban en horas de la noche, los soldados que les perseguían no podían verlos. Lo único tangible que encontraban eran las armaduras para gigantes, contra quienes no hubieran querido combatir.
     Estos aditamentos militares complementados por fantásticas historias que narraban los viajeros, salpicadas de rumores acerca del ilimitado salvajismo del ejército de Alejandro, impactaron a sus enemigos, que desmotivados suspendieron la persecución para grandeza y gloria del conquistador macedonio.
Gedeón y el  pánico en el antiguo Israel
     El libro de Los Jueces, Capítulo VII de La Biblia describe la batalla entre el ejército encabezado por Gedeón y las tropas de la tribu de los Madianitas, ocurrida el año 1245 AC cerca al Monte del Tabor, en la región de Galilea del actual Estado de Israel.
Los madianitas superaban en número y armas las tropas de Gedeón, para quien la derrota era inminente, debido a la desventajosa posición táctica de sus unidades.
   Con los pocos recursos que le proporcionaba la tecnología militar de la época, Gedeón diseñó un plan de engaño para confundir al adversario. Ordenó que 300 guerreros alistaran teas y trompetas, para realizar una incursión sorpresiva nocturna contra las tropas enemigas.

 

     Al unísono los atacantes hicieron sonar  las trompetas para anunciar un ataque inexistente. Debido a que por dispositivo táctico cada 100 hombres portaban una tea por el sector donde maniobraba cada centuria, los madianitas su pusieron que los atacaban 30. 000 soldados enemigos. 
     Audiencia cualitativa:

- Lectores de ensayos de actualidad sociopolítica y de temas relacionados con la geopolítica y los conceptos estratégicos de la guerra.

- Ciudadanos preocupados por el empleo de los medios publictarios para lograr objetivos comeciales, industriales, políticos o geopolíticos.

- Estudiantes, periodistas e investigadores académicos acerca de los movimientos geopolíticos, la historia de las guerras y la estrategia.

- Integrantes de las fuerzas militares, policiales y de seguridad de todos los países del mundo.

- ONGs y asociaciones - instituciones defensoras de la paz y el entendimiento entre los países.

- Personas intersadas en temas de defensa nacional, seguridad nacional, geopolítica y seguridad pública.

-Dirigentes políticos y candidatos a cargospúblicos en el desarrollo de sus campañas electorales

-Ejecutivos de empresas en todas la áreas industriales y comerciales, para incrementar las utilidades empresariales y mejorar la eficiencia laboral de sus subalternos mediante tácticas y técnicas de liderazgo.

     Argumentos de venta:

1.     Magnífico análisis de la historia de las guerras y el empleo de los medios sicológicos para incrementar el poder de comabte propio y afectar negativamente el del adversario.

2.     Amplísima documentación gráfica, detallados análisis y datos sobre el desarrollo de la guerra sicológica a lo largo de la historia universal.

3.     Explica la interrelación del concepto estratégico o táctico de la maniobra militar con el empleo de la propaganda para afectar positivamente a las propias tropas, disminuir la moral combativa del adbersario y ganar el apoyo irrestricto de la población civil.

4.     Relevancia y actualidad de este importantísimo tema.

5.     Experiencia del autor, coronel del ejercito colombiano, basada en más de 25 años de lucha antidrogas y contra grupos terroristas, e investigación académcia por más de 20 años, en torno a los procesos de guerra y paz contemporáneos en el planeta.

6. Autor exitoso en el mercado literario con libros relacionados con los problemas político-estratégicos del Medio Oriente tales como Isis-Estado Islámico, Geopolítica del Terror, Narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda y Martes de Horror.