Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Las Farc dirigen el proceso de paz con el Eln, y no hay acuerdos de paz a la vista. UN RADIO

  • PDF

       Análisis del conflicto colombiano, geopolítica y defensa nacional

 

     Es hora para que el gobierno nacional haga un alto en  las conversaciones con las Farc y el Eln y replantee las líneas de acción, pues ha cometido el error de negociar con base en la improvisación frente a dos agrupaciones terroristas de orientación marxista-leninista, que mediante la aplicación de planes estratégicos definidos, pretenden la legitimación política y avanzar hacia la toma del poder por medio de la combinación de todas las formas de lucha, manifestó el coronel de la reserva activa del Ejército de Colombia Luis Alberto Villamarín Pulido, en panel-entrevista para el Programa UN Análisis transmitido por la emisora radial de la Universidad Nacional de Colombia, UN RADIO.

 

   Al panel vía telefónica asistieron el sociólogo Ariel Ávila, el docente de Universidad Nacional Jorge Reyes y Jorge Cambría profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana.

    De manera puntual el coronel Villamarín afirmó:

     1.  Hay un desbalance de fondo. Mientras el gobierno Santos negocia con base en improvisadas actuaciones politiqueras y publicitarias tendientes a sus beneficios personales, las Farc y el Eln negocian a partir de sus respectivos planes estratégicos y en búsqueda de objetivos precisos, que son compartidos por la izquierda latinoamericana.

     2. La iniciación de conversaciones del gobierno Santos con el Eln sucedió en un momento crítico de desprestigio interno, ingobernabilidad e incapacidad de Santos para conducir los destinos del país. En la estratagema participaron los gobiernos de Cuba, Venezuela, Brasil, Ecuador en pleno asocio con las Farc.  De remate y  desde la óptica de su actual conveniencia interna en etapa preelectoral, también participó la Casa Blanca.

      3. El entramado Venezuela-Farc-Eln, radica en que los terroristas colombianos de ambos grupos hacen parte de la revolución bolivariana chavista en Venezuela, y como es casi seguro que la asamblea venezolana destituirá a Maduro, lo mas obvio es que los comités de defensa de la revolución socialista inspirados por Cuba y de los cuales hacen parte las Farc y el Eln, entrarán a la eventual guerra civil que podría desatar la caída del régimen de Maduro. Este es un tema que se ha conversado reiterativo en Cuba y Venezuela con delegados de los dos gobiernos y de los dos grupos terroristas, pero en Colombia pareciera no importar a nadie.

     4.  Las Farc que manejan los tiempos, los temas y las decisiones en la mesa de La Habana, impusieron la inclusión del Eln en las conversaciones con el calculado propósito de imponer el cese bilateral de hostilidades que les permita rearmarse, reentrenarse, reequiparse, fortalecer las Milicias Bolivarianas, el Partido Comunista Clandestino y el Movimiento Bolivariano Clandestino, para continuar su lucha hacia la toma del poder y la imposición de un gobierno comunista por medio de la combinación de las formas de lucha.

     Cover Complot contra Colombia5.  El desprestigiado y desgastado gobierno ecuatoriano de Rafael Correa, socio reconocido de las Farc, pero sin antecedentes de nexos con el Eln, nombró a la diputada terrorista Augusta Calle y su esposo, ambos integrantes del Frente Internacional de las Farc, como facilitadores de las negociaciones previas y formales con el Eln. Este hecho demuestra que las Farc son parte activa de la inclusión del Eln en las conversaciones, algo que ya habían dicho sus cabecillas en Cuba y sus cómplices desarmados aquí en Colombia. Mediante esa mediación, Rafael Correa gana protagonismo internacional, revive el cadáver del comunismo en el continente y apoya a sus socios que lo ayudaron con dinero en anteriores campañas presidenciales.

    6. El cuestionado y desprestigiado gobierno de Dilma Russeff en Brasil, también cómplice reconocido de las Farc, nombró de facilitador a Marco Aurelio García otro terrorista integrante del Frente Internacional de las Farc. Dilma tiene las mismas razones que Correa para apoyar conversaciones con el Eln.

    7. La dictadura cubana, órgano político superior del Eln, aprovechó la visita de Obama a la isla, para generar la expectativa y al estilo propagandístico de Fidel Castro, dejó en ascuas el anuncio de las conversaciones con el Eln. De esta manera se hizo publicidad internacional con la visita de Obama, que busca evitar que China se apropie de la isla y en el orden interno que Trump gane las elecciones en Estados Unidos, porque "los demócratas son pacifistas". Entre tanto los terroristas del Eln y las Farc cuentan con la dictadura castrista, un aliado comunista que resurgió de las cenizas de su aislamiento internacional. En ese estilo de supuesto juego de "todos ganan", perdió Colombia y ganaron Farc, Eln y sus cómplices nacionales e internacionales. De contera, Santos penso utilizar el anuncio de esas conversaciones como una cortina de humo para ocultar su ingobernabilidad, la crisis energética, el fallo adverso de la CIJ frente a pretensiones espurias de Nicaragua y la anunciada marcha del 2 de abril en contra de su incapacidad funcional como gobernante.

     Cover el eln por dentro8.  A la pregunta si el comunismo ya no tiene fuerza en el continente, según declaraciones del terrorista desmovilizado del Eln León Valencia, el coronel Villamarín recordó a los oyentes que en 1989 cuando cayó el muro de Berlín la disidencia del Eln denominada Corriente de Renovación Socialista de la cual hacía parte León Valencia, también dijo lo mismo y pronosticó que habría diálogos exitosos con esa agrupación delincuencial. Un año más tarde el gobierno de César Gaviria inició conversaciones en Cravo Norte, Tlaxcala y Caracas con las Farc, el Eln y el Epl.

    En aquella ocasión, igual que ahora un cuarto de siglo después, casi todos los mismos terroristas que de nuevo negocian la paz, pasearon por los tres tercios de la plaza al mismo delegado pesidencial Humberto De La Calle sin concretar nada. Para la época apareció el Foro de Sao Paulo encabezado por Lulla y Fidel Castro, y, auspiciado por el partido comunista venezolano Chavez intentó la toma violenta del poder, con el argumento que el socialismo y la lucha armada tienen vigencia en el continente. Si se analizan los documentos internos de las Farc y el Eln, hoy los dos grupos terroristas y los gobiernos de Cuba y Venezuela, reiteran lo mismo que hace 25 años.

     9. Inclusive las propuestas del Eln para iniciar esta nueva fase de conversaciones son similares a las esgrimidas hace 25 años: Continentalidad de la Lucha (por eso buscan presencia mediática en cinco países), cese bilateral definitivo para poder conversar, nacionalización de recursos naturales, participación política de la sociedad civil en las conversaciones, no dejar las armas con la legitimación política como fuerza beligerante reconocida por los gobiernos proclives, etc.

         El tema de la participación de la sociedad civil por parte del Eln es una vieja argucia. Recuérdese que en el gobierno de Pastrana también hicieron la misma pantomima, y hasta Pachito Santos hizo parte de un combo de paseadores a Alamania en lo que llamaron Acuerdo de Puerta del Cielo que solo sirvió para demostrar nexos internacionales del Eln con sectores clandestinos proterroristas de la curia católica y la estratagema de dilatar, dialtar y dilatar para ganar espacio político y exigir el ataque frontal del gobierno de esa época contra los mal llamados paramilitares de la casa Castaño. Hoy piden lo mismo contra el clan Usuga y el entiorno de violencia interna se recicla.

     10. El general Eduardo Herrera Berbel y el general Jorge Mora Rangel, no representan ni a la reserva activa ni a las Fuerzas Militares en actividad, en las mesas de conversaciones. Ambos fueron escogidos a dedo, sin ninguna elección democrática interna y para conveniencia de Santos con la aparente representación de las tropas. Son dos personas sumisas sin el suficiente carácter para decir no cuando haya que decirlo. Su función es decir que si a todo lo que las Farc y el Eln  impongan a Santos, en aras de su premio Nobel de Paz. Es obvio: Santos no hubiera puesto en ese cargo a militares en retiro que se opusieran a la forma en que se ha venido cediendo a las imposiciones terroristas, o que le plantearan con claridad que hay graves errores en estos mecanismos y alcances de negociación.

     11. El general Mora Rangel es una persona sin carácter pues soportó en Oslo el día del inicio formal de las conversaciones, que el delegado De La Calle le ordenara callarse, y luego, fiel a su sunisión innata, por instrucción politiquera de Santos, le sirvió de difusor para decir que Colombia no toleraría repúblicas independientes. También dijo a Yamid Amat que los militares colombianos respaldan la catarata de errores de Santos, lo cual desde luego es inexacto y falso. El general Herrera viene de un cargo público y no tiene experiencia en este tema. Ninguno de los dos generales fue reconocido como estratega o líder de tropas en el campo de combate. Por el contrario cuando ejercieron el mando tropas, ambos pasaron por unidades que sufrieron sonados fracasos operacionales contra el Eln y las Farc. 

    12. En las mesas de conversaciones con las Farc y el Eln se necesitan oficiales de la reserva activa con carácter y conocimiento profundo del problema. A manera de ejemplo el general Rafael Peña Ríos, el general Ricardo Cifuentes Ordóñez, el general Jaime Lasprilla, u oficiales de otros grados que libraron exitosas batallas contra el terrorismo y pudieran aportar más en defensa de Colombia, sin permitir que las Farc engatusen a los comisionados de paz, ansiosos de sacar adelante el proyecto personal de Santos. No el institucional de Colombia.

   La Selva Roja13.  Alegremente se afirma que el Eln tiene más base social que las Farc, que las Farc son un grupo militarista y eso no es cierto. Las Farc han construido un proceso metodológico revolucionario marxista-leninista a largo plazo e instalado sus estructuras armadas y de apoyo político tales como milicias, Partido Comunista Clandestino y Movimiento Bolivariano Clandestino desde la periferia fronteriza hacia el interior del país, aprovechando la miopía geopolítica y geoestratégica de los centralistas gobiernos de turno, que durante dos siglos se han olvidado de los antiguos territorios nacionales y han creído que el poder central es patrimonio exclusivo de familias como los Santos, los Lleras, los López etc. 

      Las Farc son el brazo armado del Partido Comunista. El Eln es un movimiento político armado marxista-leninista con amplia influencia de la teoría cristiana radical de la Teología de la Liberación y militancia clandestina de algunos sacerdotes y comunidades eclesiales de base, que busca la toma del poder por la vía violenta o la combinación política de formas de lucha, sin que hasta ahora ninguna de las dos agrupaciones terroristas haya renunciado a esos postulados político-ideológicos

     14.   El gobierno colombiano no solo es rehén del proceso de paz, sino de algo más grave, es rehén del Plan Estratégico de las Farc y ahora del Eln. Al inicio de los diálogos en Oslo, De La Calle dijo que el gobierno colombiano sería rehén del proceso de paz, pero los hechos demuestran que con argucias, estratagemas, contactos políticos internos e internacionales, las Farc han impuesto metodología y objetivos, hasta convertirlo en rehén del Plan Estratégico terrorista. Para colmo de males se unió el Eln en el momento más crítico en todos los campos del poder para Juan Manuel Santos. Los resultados son impredecibles.

     15.   Al ritmo que han marchado las conversaciones exploratorias con el Eln y a juzgar por la falta de claridad de fechas y de asuntos claves como la liberación de secuestrados, terrorismo contra la población civil, reclutamiento y militancia clandestina desarmada, es evidente que este proceso va a tomar más de dos años o quizás de nunca concretarse, por ende no habrá ningún acuerdo con el gobierno Santos.

    16.   A la ligera se dice que era necesario que el Eln ingresara a la mesa de conversaciones porque no podía quedar pendiente la paz con un grupo terrorista. Es un sofisma de distracción, pues a la fecha, tampoco se ha concretado nada con las Farc. Después de 40 meses de conversaciones en Cuba con las Farc, lo único claro es que las Farc y el Eln siguen en guerra contra Colombia, y que la guerra se gana derrotando la estrategia del adversario, no solo al adversario.

     17.   En ese sentido las Farc han sido más audaces, han comprometido al gobierno a ceder en todo, verbigracia suspensión de bombardeos, suspensión de fumigaciones a cultivos ilícitos, inclusión amañada del Eln, intromisión de los mismos gobiernos proterroristas destapados en los computadores de Raúl Reyes, llevada de militares activos sin claridad estratégica  a la mesa de conversaciones, justicia transicional, y están a punto de lograr el cese bilateral como antesala de reconocimiento del estatus de beligerancia; sin que por su parte los terroristas hayan cambiado una coma o un solo objetivo de su Plan Estratégico.

     18. Las negociaciones de paz como parte de la guerra deben ser tratadas como un componente bélico. El buen estratega derrota al adversario, neutralizándole su estrategia y para eso debe conocerlo a fondo, y entender que es lo que él piensa y como actúa. Nunca lo podrá derrotar llevando la guerra de la manera que él cree que funcionaría, porque invariablemente cae en el error de dejarse imponer las condiciones tácticas, estratégicas y operacionales con la consecuente pérdida de la iniciativa estratégica.

     19. Ante la pregunta que debería hacer el gobierno nacional para corregir esta serie de graves errores políticos y estratégicos, el coronel Villamarín respondió que es el momento oportuno para hacer un alto en el camino y aprender de la metodología comunista de negociación, en el sentido de revisar todo lo actuado, refinar los planes y buscar que las decisiones que se tomen favorezcan los intereses geopolíticos y geoestratégicos de Colombia a largo plazo y no los de las Farc, el Eln y sus cómplices.

    20. Es inadmisible que durante cuatro años de conversaciones, todos los cabecillas de las Farc se hayan reunido cuatro veces en La Habana para replantear las conversaciones, refinar planes y afianzar objetivos, mientras la labor de los delegados del gobierno durante esos mismos periodos de supuesto descanso a final de año y comienzo del siguiente, se hayan limitado a reunirse con un terrorista salvadoreño que ni siquiera participó en las conversaciones de paz en su país, un fallido especialista en el complejo y diferente conflicto israelí-palestino y un inglés analista de Ira.

El desbalance y las ventajas son obvias a favor de las Farc y el Eln. Y saltan a al vista.

     En síntesis, el proceso de paz con el Eln nació más enredado que el de las Farc, no tiene claridad a la vista, los negociadores del gobierno con ambos grupos son inferiores al reto, y de remate las Farc en asocio con gobernantes proterroristas y cómplices nacionales, sigue imponiendo el ritmo y las reglas de juego, inclusive al Eln, en las conversaciones paz, lo cual infiere que por mucho tiempo más, no habrá nada concreto, pues dentro de este esquema las Farc siempre encontrarán los artilugios para crear escollos y prever la sumisión del siguiente gobierno a su plan estratégico. El tiempo para ellos no corre, sino que a largo plazo es una liado de su revolución marxista leninista.

  

   El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es especialista en asuntos estratégicos relacionados con defnsa nacional, geopolítica y estrategia, temas sobre los cuales ha escrito y publicado 29 libros y mas de 900 artículos.

     Para leer algunos de los libros escritos por el coronel Villamarín haga click aquí

Cesó la horrible noche?Complot contra ColombiaLa silla vacíaOperación OdiseoOperación SodomaDeyaniraEl cartel de las farcGanar la guerra para conquistar la pazConexión Al QaedaFallo SalomónicoEn el InfiernoNarcoterrorismoDrama, Pesadilla y EspectáculoIsisEl eln por dentroGuerra Sicológica Cóndor en el aireOperación Jaque