Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Presiones y preocupaciones de Estados Unidos por incremento cultivos de coca de las Farc

  • PDF

     Geopolítica

    En marzo de 2006, Alberto R. Gonzales, entonces Fiscal General de Estados Unidos anunció al mundo, que un jurado federal en Washington acusó a 50 cabecillas de las Farc, como responsa-bles de dirigir un poderoso cartel de tráfico de cocaína que protege sus transacciones ilícitas por medio de asesinatos e intimidaciones generalizadas. De los 50 terroristas sindicados, en ese momento, tres estaban encarcelados en Colombia o en Estados Unidos.

    La acusación señalaba que las Farc están detrás del 50% del comercio mundial de cocaína y el 60% de la cocaína exportada a Estados Unidos, y que, con los recursos ilícitos financian una guerra terrorista con la intencionalidad de derrocar el sistema democrático colombiano.

    Según el fiscal estadounidense:

    ─Creemos que las Farc son responsables no sólo de fabricar y exportar cantidades devastadoras de cocaína, sino de hacer cumplir su régimen criminal con violencia─

    El fiscal Gonzáles no precisó qué harían los funcionarios estadounidenses para perseguir a los cabecillas individualmente, pero dijo que el Departamento de Estado ofrecería recompensas hasta de cinco millones de dólares, por información que condujera a las capturas de los siete capos del cartel de las Farc, es decir los cabecillas del Secretariado, entonces encabezados por Tirofijo.

    La acusación formulada por el jurado de una Corte Federal de Washington D.C., afirmó que los cabecillas de las Farc ordenaron a las estructuras guerrilleras asesinar a los erradicadores manuales contratados por el gobierno colombiano, además de secuestrar y/o asesinar a ciudadanos estadounidenses, que participen en la fumigación de los cultivos, con el calculado propósito de disuadir a los dirigentes políticos en Washington, para que no apoyen las campañas de fumigaciones contra los cultivos de coca.

    La realidad narcoterrorista de las Farc se refrendó porque con aportes financieros mixtos de Colombia y de Estados Unidos como parte del Plan Colombia, entre 2000 y 2006 fueron fumiga-das extensas plantaciones de coca y mediante sorpresivas operaciones militares aeroterrestres, fueron destruidos muchos labora-torios de procesamiento de cocaína.

       Por la dinámica geopolítica de la guerra de guerrillas y las características geográficas colombianas, las Farc continuaron controlando amplias franjas de territorio colombiano con la complicidad de los gobiernos marxistas en Ecuador y Venezuela, en cuyos territorios existen campamentos guerrilleros y estructuras clandestinas de tráfico de cocaína, que ratifican la condición de las Farc como narcoterroristas.

    Producto del narcoterrorismo comunista las Farc continua-ron atacando civiles inermes. Un mes antes de la acusación del jurado en Washington D.C., integrantes de la cuadrilla Teófilo Forero de las Farc  irrumpieron en una reunión del Concejo Municipal de Rivera-Huila y asesinaron a nueve concejales.

    Entre tanto, la acusación del jurado estadounidense contra los 50 cabecillas del llamado “estado mayor de las Farc” reafirmó argumentos de cómo el grupo narcoterrorista, pasó de extorsionar con “impuestos revolucionarios” a los agricultores que cultivaban plantas de coca, hasta operar pistas clandestinas y ayudar a construir una red internacional de distribución de cocaína.

    Así mismo, tal acusación detalló la violencia utilizada por el grupo narcoterrorista para imponer el dominio del narcotráfico. Ratificó que los cabecillas ordenaron el asesinato de los trabajado-res agrícolas que no cumplían con las reglas terroríficas impuestas por las cuadrillas de las Farc, en algunos casos desmembrándolos o llenando sus cadáveres de piedras y arrojándolos a los ríos.

    A comienzos de marzo de 2017, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó el informe titulado International Narcotics Control Strategy Report Volume I, Drug and Chemical Control, en el cual puntualizó que desde la época de la administración Obama, la Casa Blanca reconoce algunos esfuerzos oficiales colombianos, pero duda de la buena fe de las Farc y de la capacidad del gobierno colombiano para erradicar el narcotráfico, fenómeno definido como la espina dorsal del terrorismo comunista en el país:

    ─Colombia es el principal productor mundial de cocaína, además de ser fuente de heroína y marihuana. Aunque el gobierno colombiano continúa contrarrestando la producción y tráfico de drogas ilícitas mediante operaciones de erradicación, interdicción aérea y actividades de represión, la producción de cocaína pura aumentó el 60% al pasar de  310 en 2014 a 495 toneladas métricas (TM) en 2015─

     ─Este incremento se atribuye al aumento en solo un año de cultivos de coca en Colombia, en comparación con más de una década. El gobierno de Estados Unidos estima que en 2015 las 159.000 hectáreas cultivadas con coca, equivalen a un aumento del 42% frente a 112.000 hectáreas en 2014, y a un aumento de casi 100% desde 2013─

     ─El gobierno colombiano informó haber incautado 421 TM de cocaína y base de cocaína en 2016, cifra equivalente a un incremento de 124 TM desde 2015. Durante 2016, el gobierno colombiano también eliminó gran cantidad de potenciales toneladas de cocaína, mediante erradicación manual de 17.642 hectáreas de coca, habida cuenta que Colombia suspendió la erradicación por fumigación aérea desde de 2015─

    ─De acuerdo con estadísticas de la Administración de Con-trol de Drogas de Estados Unidos (DEA), cerca del 90% de la cocaína incautada en territorio estadounidense en 2015 y sometida a análisis de laboratorio era de origen colombiano─

    ─Durante más de 50 años de conflicto contra las Farc, el gobierno colombiano ha anunciado esfuerzos para reducir los disturbios civiles, los conflictos armados, la producción y el tráfico de drogas y otras actividades ilegales que emanan de estas áreas─

     ─El 22 de septiembre de 2015 el gobierno de Colombia anunció una nueva estrategia para combatir la cocaína que reduce la erradicación forzosa de la coca y refuerza la interdicción; la operatividad de la policía rural; la persecución penal contra organizaciones criminales; controles para evitar el lavado de dinero; desarrollo alternativo; proyectos de infraestructura y desarrollo socio-económico; inversión social y protección de parques nacionales─

    ─El gobierno colombiano reconoce que el comercio ilícito de narcóticos que oxigena a la delincuencia organizada es la mayor amenaza para la paz en Colombia, por lo tanto, la nueva estrategia antinarcóticos constituye uno de los planes para la implementar el acuerdo final de paz con las Farc, firmado el 24 de noviembre de 2016─

    ─El gobierno de Estados Unidos calcula que el área del territorio colombiano dedicada al cultivo de coca en Colombia aumentó 42% frente a 2014, volviendo a los niveles de cultivo vistos por última vez en Colombia en 2007─

    ─El cultivo de coca aumentó más notablemente a 27.000 hectáreas en el departamento de Cauca, con un incremento del 116%; en el Departamento de Norte de Santander ascendió a 30.500 hectáreas, con aumento del 85%, y en el Departamento de Putumayo subió a 22.000 hectáreas, con un aumento del 76%─

    ─Norte de Santander se convirtió en el principal departamento de cultivo de coca en Colombia. Nariño y Antioquia aumentaron en menos de 25% cada uno, pero completan las cinco principales regiones de cultivo de coca en Colombia con 26.000 hectáreas y 13.500 hectáreas, respectivamente. Solamente Arauca experimentó reducción significativa en el cultivo de coca, al disminuir   77% de 590 a 130 hectáreas─       

    ─Varios factores han contribuido al aumento del cultivo de coca en Colombia desde 2014. En primer lugar, los informes indican que las Farc instaron a los cocaleros a plantar más coca, motivados por la creencia de que habrá mayor inversión y subsidios del gobierno en regiones con mayor cantidad de cultivos de coca─

    ─En segundo lugar, el gobierno colombiano redujo las operaciones de erradicación en áreas controladas por las Farc, para minimizar el riesgo de conflicto armado, a medida que se negociaba un acuerdo final de paz─

    ─En tercer lugar, las tácticas de lucha contra la adicción empleadas por los cocaleros han reducido la eficacia de los esfuerzos de erradicación de la coca. Para combatir la erradicación manual, los cocaleros: (1) emplean técnicas de bloqueo para evitar que los erradicadores accedan a los cultivos;  (2) colocan dispositivos explosivos improvisados (minas anti-persona) alrededor de las áreas de erradicación para matar, herir y desmoralizar los erradicadores y hacer que las operaciones de erradicación sean lentas; y, (3) Cultivan coca en áreas de difícil acceso incluyendo parques nacionales, resguardos indígenas y áreas remotas─

     Por último, el presupuesto de erradicación manual de Colombia ha disminuido en dos terceras partes desde 2008, lo que se tradujo en una reducción del 90% de la cantidad de erradicadores manuales en 2016, en comparación con los que operaban en 2008.

     En diciembre de 2016  la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, señaló a pesar de los acuerdos de desligarse con el narcotráfico firmados con el gobierno Santos, las Farc dominan las principales zonas de producción de coca en Colombia, en las etapas de cultivo, procesamiento y exportación de cocaína:

    ─Los miembros de las Farc son subvencionados mediante la aplicación de un ‘impuesto’ por cada kilogramo de cocaína producida o transportada a través de sus áreas de influencia, así como participando en sus propias actividades de tráfico─

    ─Los frentes de las Farc responsables de exportar toneladas de cocaína se encuentran en las regiones fronterizas con Panamá (Frente 57), Ecuador (Frente 48) y Venezuela (Frente 10). La Columna Móvil Daniel Aldana que opera de manera semiautónoma con otros frentes a lo largo de la frontera entre Colombia y Ecuador, se ha convertido también en los últimos años en uno de los grupos de las Farc más involucrados en el tráfico marítimo de cocaína desde la costa del Pacífico─

    ─Los máximos responsables del narcotráfico de las Farc  son  José Benito Cabrera Cuevas, alias Fabián Ramírez, jefe operativo del Bloque Sur; Milton Toncel Redondo, alias Joaquín Gómez, responsable del Bloque Sur y miembro del Secretariado; y Jaime Alberto Parra, alias Mauricio Jaramillo o El Médico, jefe del Bloque Oriental─

     En mayo de 2017, se reunieron en Washington los mandatarios de Colombia y Estados Unidos, para tratar algunos temas de interés bilateral, incluidos, el problema del narcotráfico y la preocupación de la administración Trump, por las desmedidas concesiones de Santos a las Farc.  Como la Casa Blanca no halló respuestas satisfactorias del gobierno colombiano, tres días después el pre-sidente Trump anunció que su país recortará 139,6 millones de dólares de ayuda a Colombia para combatir el narcotráfico durante el periodo fiscal de 2018, al pasar los aportes estadounidenses para el denominado Plan Colombia, de 391 a 251,4 millones de dólares.

  Una semana más tarde, el Departamento de Estado de Estados Unidos pidió el gobierno colombiano que reinicie la fumigación de cultivos de coca, pues la erradicación manual ha sido insuficiente, pero la administración Santos presionada por las Farc, so pena de suspender el pacto de paz, insistió en que la aspersión aérea sobre cultivos de coca produce daños al ecosistema.

     Para leer el texto completo haga click aquí

Lectores de Pacto Farc-Santos también leyeron:

 

ganar la guerraEl eln por dentroEl cartel de las FarcEn el InfiernoLa Selva RojaLa silla vacíaDrama Pesadilla y EspectáculoDeyanira canto de guerra y pazCesó la horrible noche?Martes de horrorMágica Leyenda del DoradoDelirio del LibertadorNarcoterrorismoConexión Al QaedaComplot contra ColombiaOperación JaqueGuerra Sicológica