Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Anunciada ofensiva contra Mosul ¿Es la batalla final contra ISIS en Irak?

  • PDF

    Análisis del conflicto colombiano

    Cover Estado Islámico ISISDesde hace varios días los medios de comunicación internacionales han anunciado la proximidad de una gigantesca ofensiva militar de las fuerzas oficiales iraquíes contra la ciudad de Mosul, convertida en el principal bastión político-militar de ISIS en el sector oriental de la Mesopotamia y del pretendido califato islamista.

    Igual a lo sucedido en cada una de las sucesivas guerras ocurridas en Irak durante las últimas tres décadas, por enésima vez la población civil inerme es la principal víctima de los enfrentamientos armados entre facciones opuestas.

    Aunque el apoyo tecnológico, el cubrimiento aerotáctico y la asesoría táctica son provistas por tropas de  Estados Unidos, incrementadas gradualmente por la Casa Blanca, a petición del régimen chiita de Irak, en el teatro de operaciones terrestres hay una serie de intereses contrapuestos que dejan muy frágil la posibilidad de éxito militar definitivo del gobierno iraquí y la consecuente consolidación política, administrativa y militar de la importante zona geoeconómica.

    Las razones son variadas y coinciden con los vaivenes geopolíticos del convulso Medio Oriente, donde confluyen intereses geoestratégicos mundiales, regionales y locales, por desgracia todos excluyentes para Irak, Siria y los kurdos, máxime que no minimiza ni abre caminos para resolver eternos odios entre chiitas y sunitas.

    Luego del extenso despliegue geoestratégico de ISIS, cuyo principal error estratégico fue haber atacado zonas kurdas en el Monte Sinjar y secuestrado las mujeres yazidíes, las potencias occidentales reaccionaron y apoyaron a las fuerzas kurdas que han recuperado parte del control sobre la producción hidroeléctrica, los cultivos y el comercio regional, pero al mismo tiempo ha incrementado prevenciones mutuas del gobierno chiita iraquí, dada la eventual separación kurda de Bagdad, y la imprevisible de los sunitas que son mayoría en Mosul pero desconfían del régimen chiita iraquí, que podría aprovechar la ocupación para someterlos y asediarlos con medidas  represivas extremas, producto a que por afinidad ideológica dieron carta blanca al ingreso de ISIS, máxime que al lado de las tropas iraquíes operan las milicias chiitas iraníes y las fuerzas sirias y libanesas de Hizbolá, además de milicianos chiitas afganos, desterrados de su país por los talibanes y Al Qaeda .

    Cover Primavera ArabeComo consecuencia de la larga existencia de conflictos armados en Irak, Mosul se convirtió en teatro permanente de guerra, y en cada confrontación los combatientes de turno, han multiplicado esfuerzos e imposiciones a la  población civil para sostener la defensa de áreas urbanas mediante tácticas y técnicas sencillas pero ingeniosas y mortíferas a la vez.

    Tras dos años de imposiciones religiosas, políticas, económicas, sociales y culturales por medio del terror y la barbarie, los islamistas construyeron extensas redes de túneles y trampas mortíferas, se avituallaron con víveres para un largo periodo de combates, adquirieron armas y llevaron unidades de refuerzo para enfrentar la operación venidera.

La desenfrenada lógica de la guerra venidera supone la destrucción total del área urbana, el drama de miles de desplazados, elevadas cifras de muertos, enfermos y lisiados, con la obvia respuesta de células yihadistas en el mundo, mediante acciones terroristas en solidaridad con la resistencia de ISIS contra la “agresión” de apóstatas chiitas apoyados por los odiados infieles occidentales.

    Por tratarse de una guerra urbana en la cual los yihadistas se han especializado, y del afán del gobierno iraquí para someter a los terroristas, se infieren dantescos episodios y nuevas oportunidades para que Arabia Saudita e Irán inflamen los globos de su guerra fría particular; Rusia y Estados Unidos encuentren otro motivo para apoyar a sus respectivos aliados en las milicias, China saque la brasa con mano ajena, y desde luego para que crezcan en otros escenarios del Medio Oriente, África y Asia Meridional, las guerras del terrorismo islámico ya existentes.

    Dados la intransigencia y extremismo yihadista, la batalla venidera contra ISIS es un mal necesario, pero los hechos indican que ni se destruirá a ISIS, ni logrará la paz en Irak, ni salvará de nuevas oleadas de violencia, a la étnicamente divida población civil iraquí .

     Las Naciones Unidas tienen la solución, pero como las cabezas del Consejo de Seguridad tienen intereses geopolíticos y estratégicos contrapuestos en la región, hasta cuando las potencias no coincidan en propósitos de paz, la sangrienta operación militar que se avecina, no resolverá el problema. Y hbrá ISIS para rato.

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

    www.luisvillamarin.com

    Especialista en Geopolítica, Estrategia y Defensa Nacional

    El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es analista de asuntos estratégicos, autor de 31 libros acerca de los conflictos internacionales, la geopolítica, la seguridad y la defensa nacional, cinco de ellos relacionados con el terrorismo islámico titulados Martes de HorrorNarcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe e Isis-Estado Islámico. Además tiene en preparación la obra titulada Geopolítica del Terror.

     Para leer estas obras haga click sobre cada una de las siguientes portadas.

cover narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo  cover conexión al qaeda  cover martes de horror   Cover Estado Islámico ISIS   Cover Primavera Arabe