Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Importancia político-estratégica de la muerte en Siria del segundo cabecilla de Al Qaeda

  • PDF

      Terrorismo internacional

    Tras una intensa búsqueda de inteligencia estratégica, inteligencia técnica e inteligencia táctica finales de febrero de 2017, un avión no tripulado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, perteneciente a la flota  que vienen realizando ataques precisos contra yihadistas en los alrededores de Idlib al nororiente de Siria, impactó con alta precisión un vehículo dentro del cual se desplazaba por una carretera el terrorista egipcio Abu al-Khayr al-Masri, de 59 años de edad, confirmado segundo cabecilla de la red Al Qaeda después del egipcio Ayman al-Zawahri, quien asumió la jefatura del grupo salafista, tras la muerte de Osama Bin Laden en Pakistán en 2011.

     Hechas las verificaciones en el terreno por fuerzas kurdas y árabes y cotejadas las pruebas de ADN se confirmó que Abu al-Khayr al-Masri murió en el certero y sorpresivo ataque y se reconfirmó que era yerno de Osama Bin Laden, una de las razones por las cuales ocupaba un alto cargo en la red Al Qaeda. Esto infiere que Al Qaeda, vengará la muerte de su guerrero santo ó sheik.

     La muerte de Masri es el golpe más significativo contra la red global de Al Qaeda desde la muerte de Nasir al Wuhayshi, quien era el segundo cabecilla de Al Qaeda en ese momento, abatido por una bomba lanzada desde un avión no tripulados en Yemen en junio de 2015.

     El estado en que quedó el vehículo dentro del cual viajaba Masri revela detalles de la precisión del disparo. El automóvil no sufrió ningún daños importantes que denoten explosiones, pero un proyectil impactó a Abu al-Khayr al-Masri a través del techo del carro. Esto indica la minuciosidad de las labores de inteligencia y la asombrosa capacidad técnica de los operadores a control remoto de los aviones no tripulados.  

     El verdadero nombre de Abu al-Khayr al-Masri  era Abdullah Muhammad Rajab Abd al-Rahman. El cabecilla de Al Qaeda abatido tenía amplia experiencia yihadista en Afganistán, Bosnia, Egipto y Pakistán, además durante varios años Abu al-Khayr al-Masri fue miembro del Consejo Shura de Al Qaeda, y el principal intermediario del grupo terrorista con sus afiliados y otros grupos yihadistas en todo el planeta.

     Los archivos de inteligencia de los servicios estadounidenses de contraterrorismo involucran a Abu al-Khayr al-Masri en los ataques terroristas de 1998 contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania donde murieron más de 200 personas. También lo involucran como uno de los gestores del ataque suicida con una lancha llena de explosivos contra un portaaviones estadounidense en Yemen.

      Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en New York y Washington, Masri huyó a Irán, donde al parecer fue arrestado con otros cabecillas de Qaeda, incluido Saif al-Adel, el jefe militar estratégico del grupo.

     Sin embargo en marzo de 2015, Abu al-Khayr al-Masri y los demás cabecillas de Al Qaeda fueron dejados libres por el régimen iraníes a cambio de un diplomático iraní secuestrado en Yemen por una célula de Al Qaeda en la Península Arábiga.

     Desde entonces, Masri se ubicó en  los alrededores  de Idlib en Siria como cabecilla adjunto del Frente de Nusra perteneciente a Al Qaeda, con la misión de emitir órdenes superiores  órdenes y dar consejos operacionales y políticos  al cabecilla local  Abu Mohammed al-Jolani, debido a que  Al Qaeda y el Estado Islámico (ISIS) actúan en Siria y como se sabe son rivales, pese a tener el mismo origen y coincidir en objetivos a largo plazo.

     Aunque Estados Unidos y sus aliados se habían centrado en efectuar ataques aéreos contra ISIS en Siria y a apoyar una coalición de combatientes árabes y kurdos sobre el terreno, pero al comenzar 2017, incrementaron los ataques aéreos estadounidenses contra objetivos de Qaeda en Siria.

     El contundente ataque aerotáctico contra. Masri ocurrió un mes después de que un bombardero B-52 de la Fuerza Aérea estadounidense  bombardeó un campo de entrenamiento de Al Qaeda en Siria, acción en la que el Pentágono informó que murieron cerca de 100 yihadistas.

    A esto se suma que en enero de 2017 un avión no tripulado efectuó un ataque aéreo en la misma región, en el que también fue neutralizado Mohammad Habib Boussadoun al-Tunisi, otro cabecilla de Qaeda ligado a varios ataques terroristas contra objetivos occidentales.

      Boussadoun había llegado a Siria en 2014 después de vivir varios años en Europa y otros países en Oriente Medio, donde coordinó acciones terroristas,situación que absuelve la duda acerca de quién o quienes inducen a los mal llamados lobos solitarios, o quien o quienes supervisan la labor de reclutamiento y adoctrinamiento de los yihadistas en diferentes países occidentales, para que actúen en concordancia con la línea religiosa, ideológica, política y táctica ordenada por los cabecillas salafistas.

Aunque los medios de comunicación se limitaron a reseñar el hecho como una operación más de las tantas que realizan las fuerzas combinadas en Siria e Irak contra el terrorismo islámico, en verdad este golpe táctico tiene profundas connotaciones políticas y estratégicas, porque afectó el corazón y el cerebro de la dirigencia de Al Qaeda.

     Fue una operación aeroterrestre, sincronizada y efectiva, que estimula a las unidades terrestres mixtas de kurdos, sirios pro-liberación y árabes para seguir combatiendo con mística y la certidumbre que la precisión del apoyo aéreo estadounidense y europeo, les facilitará el ambiente operacional durante los combates.

     Aunque en el orden interno Al Qaeda manejará el asunto como la muerte de un mártir, el golpe afecta sicológicamente a Ayman al-Zawahri actual cabecilla principal de Al Qaeda, pues el mensaje es cifrado: No habrá lugar seguro para el y por razones obvias, entenderá que él es el próximo objetivo.

      Para el presidente Donald Trump y su recién posicionado Secretario de Defensa, esta exitosa operación militar les proporciona méritos en su haber en la lucha contra el terrorismo y resalta la efectividad de la política antiterrorista de su administración.

     Para Israel y los países europeos, la muerte de Masri significa la eliminación de uno de los peligros actuantes, pues por su experiencia y capacidad para inducir suicidas, el cabecillo muerto era una amenaza permanente.

      Desde el punto de vista de inteligencia militar para los organismos de seguridad, sigue el reto para determinar el rol pro-yihadista de los imames de las     mezquitas en países occidentales y determinar en detalle cómo o porqué un terrorista islámico proveniente de Egipto, tiene la facilidad de viajar por tantos países, como obtiene pasaportes y visas, como organiza células terroristas y desdobla la línea política, estratégica e ideológica de las organizaciones yihadistas, así como la tarea de establecer.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional

El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es analista de asuntos estratégicos, autor de 33 libros acerca de los conflictos internacionales, la geopolítica, la seguridad y la defensa nacional, cinco de ellos relacionados con el terrorismo islámico titulados Martes de HorrorNarcoterrorismo la guerra del nuevo siglo, Conexión Al Qaeda, Primavera Árabe e Isis-Estado Islámico. Además tiene en preparación la obra titulada Geopolítica del Terror.

     Para leer estas obras haga click sobre cada una de las siguientes portadas.

 

cover narcoterrorismo la guerra del nuevo siglo  cover conexión al qaeda  cover martes de horror   Cover Estado Islámico ISIS   Cover Primavera Arabe

 


Lea mas acerca de Terrorista Ahmad Khan Rahami, no estaba solo. CNN en español por Luis Alberto Villamarin Pulido