Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

El hombre y el espacio

  • PDF

     Tomado del libro Fundamentos de la Geopolítica escrito por el general Julio Londoño

    Geopolítica

     portada fundamentos de geopoliticaAl hablar de espacio es necesario hablar del hombre que lo ocupa. Las relaciones entre hombre y suelo innumerables. Aquí solamente enunciaremos las principales. La primera de ellas se refiere a la densidad. Se ha llamado "población absoluta" a la cantidad de hombres que ocupan la región o el país de que trata.

     Cuando se compara la extensión con la población se tiene la densidad relativa que se expresa por lo general en habitantes por kilómetro cuadrado. Sin embargo, esta cifra no da una base para poder apreciar de manera real la forma en que la población está repartida.

    Por eso ésta se divide generalmente en población dispersa y concentrada, lo cual permite sacar muchas conclusiones sobre el carácter y la orientación política del país. En seguida se usa también dividir la población  rural y urbana refiriéndose a los que habitan il campo o viven en las ciudades. Por lo general cada país tiene una definición de los que considera población rural fijándole el número de habitantes a los asentamientos pequeños a las aldeas o veredas, que ningún caso pueden alcanzar el nombre de ciudades.

     La época actual tiene la tendencia a señalar las grandes ciudades como centros de gran densidad. Esto sucede especialmente en África y Suramérica en donde la diferencia entre ciudad y campo es tan grande que la gente acude a los centros importantes en donde puede encontrar mejores medios de vida.  Esta circunstancia hace que alrededor de las ciudades destacadas se vaya formando en los países subdesarrollados una especie de cinturón de miseria que cambiar la estabilidad urbana y trae casi siempre desagradables consecuencias políticas.

     El hecho más grave de esta modalidad consiste en que las urbes no estaban preparadas para atender a la gente que llega aceleradamente y se sucede un rápido desequilibrio entre los medios para atender los servicios de la población y las necesidades que se presentan.

     Otro hecho notable que se aprecia especialmente  en los países en vía de desarrollo es que dada la escasez de vías de comunicación y las dificultades para llegar a las existentes desde el interior de las áreas ocupadas en actividades agrícolas, la gente se va colocando a los lados de las vías especialmente de las carreteras formando ecúmenes filiformes que corresponden en conjunto a las vías de comunicación.

     A menudo sucede esto en donde hay una alta tasa de crecimiento humano y en países pequeños en que el suelo parece no ser suficiente para poder abastecer de recursos a la población. En ese caso el espacio se convierte en fuerza política.

     Las presiones sobre las fronteras empiezan a sentirse claramente o a fraguar los deseos de ocupaciones servir como colonias o marcas que desahoguen el apretujamiento general. Fue esto lo que dio origen en Alemania a la famosa teoría del Lebensraum o espacio vital que tan graves consecuencias políticas tuvo para el Reich Alemán, y a la cual no se le encontró solución aceptable pese a que la técnica actual está haciendo prodigios en la arquitectura para poder acomodar enormes cantidades de gente en espacios reducidos.

     En 1977, la población de la tierra se calcula en 4.000 millones de habitantes y se cree que se duplicará al llegar el 2.000, momento en el cual, de acuerdo con los pronósticos catastróficos, el globo no tendrá manera de alimentar a tal multitud. Pero los millones que hoy la ocupan están distribuidos de una extraña manera: No son las áreas más fértiles y que más facilidades ofrecen para resistir las que tienen un exceso de población, las que son ocupadas siempre por los seres humanos.

     Hay grandes extensiones en donde la densidad es inmensa y en ningún caso son las mejores y más fértiles, con la peculiaridad de que generalmente los hombres que viven en las comarcas menos fértiles se apegan más a su suelo que en las propicias y prometedoras. Pero el carácter de esas aglomeraciones no es en ningún caso igual. Hay regiones de crecimiento rápido y regiones de crecimiento moderado.

     Alta densidad y crecimiento rápido: India, China Mental y Oceanía en donde se encuentran las mayores densidades del mundo.

     Baja densidad y crecimiento rápido: Suramérica, África Central y Meridional.

     Baja densidad y crecimiento moderado: Estados Unidos, Argentina, parte meridional del Brasil, Europa y Centro de Asia.

     Hay muchos países que estiman como beneficiosa una gran densidad de población. Esencialmente la consideran así tomada desde el punto de vista del poderío nacional y como una posibilidad de mantener una segura defensa de su soberanía.

     Sin embargo, son muchos los técnicos que han estudiado esta idea y han dado su concepto al respecto. El pensamiento del gobierno americano es este:

     "Salud, conocimientos técnicos, organización y moral son probablemente mucho más importantes en todos los asuntos militares que la fuerza numérica. Esto es obvio en cuanto a instituciones aéreas y navales. Quizás es conveniente cuando un gran número de hombres pueden dedicarse a incrementar los elementos bélicos que la guerra exige".

     Por su parte, un gran especialista en estas materias, Richard Irwin, en su introducción a la Guerra Económica, sostiene:

     "Tratándose de fuerzas militares el soldado de una nación es obviamente diferente al soldado de otra. Aparte del valor y la vitalidad de soldado bien armado y abastecido vale por varios soldados que no están tan bien dotados como él".

     No se trata por lo tanto, de apreciar el número de hombres con que cuenta el país. Lo que verdaderamente importa es saber de qué clase de hombres se trata. Europa Occidental es indudablemente el área en donde existe una mayor preparación de la juventud y en donde pueden formarse ejércitos que adiestrados convenientemente son una fuerza poderosa. En el África Central, por ejemplo, pueden organizarse grandes ejércitos que numéricamente no pueden compararse mu los anteriores aunque sus medios de combate se hayan improvisado.

     Fuera de esto, en los países de crecimiento acelerado como sucede en África Central y América del Sur debido a las exorbitantes tasas de crecimiento se forma una pirámide de población aparentemente ilógica porque los niños y los jóvenes menores de edad muestran una magnitud que no puedo guardar relación con las demás.

     En las naciones centroamericanas y en las andinas del norte en donde la población de menos de veinte años forma el 60 % del país, surge un hecho que para los cálculos bélicos deben tomarse en cuenta como una notable debilidad.

     Se hacen grandes pronósticos para el futuro. Se cree que la próxima guerra mundial no será semejante a las dos anteriores, sino que irá acompañada de varias  explosiones atómicas que  seguramente destruirán a miles de habitantes especialmente en las grandes ciudades en donde no solamente es numerosa la población, sino que en ellas se acumulan enormes cantidades de recursos y de medios para atender a un conflicto armado.

     A medida que aumenta la población alimentan también los medios de destruirla. Finalmente hay otra relación entre hombre y suelo que no debe pasarse por alto: se trata de los llamados "centros nacionales".

      Por lo general toda nación posee dos centros, uno, llamado histórico que tiene la dirección política y cultural de la nación, y otro, el centro Económico en donde están radicados casi todos los medios de carácter económico y financiero.

     Washington y New York son un ejemplo en los Estados Unidos. Hay casos en los cuales los centros se superponen, lo cual se ve con frecuencia en Centroamérica y en Suramérica.

      Esta circunstancia da a la capital que sirve de núcleo a los dos centros, un predominio inmenso sobre la vida del país y ejerce sobre la cultura y la economía nacional una enorme atracción que deja en el olvido las regiones lejanas.