Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

El régimen de Maduro estaría detrás del ataque terrorista en Bogotá CNN en español

  • PDF

         Analisis del conflicto colombiano

     Pacto Farc-SantosEl régimen de Maduro estaría detrás del ataque terrorista en la Escuela de Cadetes, aseguró vía Skype desde Bogotá Colombia el coronel Luis Alberto Villamarin Pulido en extensa entrevista el con el periodista Guillermo Arduino del programa Portafolio de CNN en español que transmite desde Atlanta Georgia para la audiencia hispanoparlante en los cinco continentes.

     A las preguntas del entrevistador el coronel Villamarin agregó

     El ataque fue icónico porque golpeó el alma mater de la formación profesional de los futuros oficiales de la policía colombiana. Fue un objetivo seleccionado con suficiente antelación y obviamente como consecuencia de un detallado y minucioso planeamiento de las fortalezas y vulnerabilidades de la seguridad de la Escuela de cadetes General Santander.

    Las hipótesis acerca de los autores intelectuales y materiales apunta a cuatro sectores específicos. El régimen dictatorial de Maduro, las Farc. El Eln y el narcotráfico, que por desgracia todas coinciden en intereses contra Colombia.

    Al régimen de Maduro le conviene porque es una forma de atacar y retaliar contra el gobierno de Duque que ha pedido en diversos escenarios internacionales que no se reconozca el gobierno dictatorial del chavismo en Venezuela. No es extraño que en breve aparezca Maduro ante los medios de comunicación afirmando que en lugar de entrometerse en los problemas internos de Venezuela, que en su país no se presentan estos hechos y que ojala llegue la paz rápido para Colombia.

    A las Farc les conviene porque las supuestas disidencias de ese grupo terrorista podrán seguir delinquiendo mientras los “desmovilizados” siguen buscando legitimación política y el “cumplimiento de lo pactado” en Cuba.

    Es importante tener en cuenta que el fin de semana anterior apareció Iván Márquez en el mismo campamento ubicado en Venezuela desde el cual en 2008, Timochenco anuncio la muerte de Tirofijo y la designación de Alfonso Cano como nuevo cabecilla de las Farc. Por otra parte tendría mucho de retaliación por la muerte del guacho, la eventual extradición de Santrich, la situación de Márquez y el paisa en la JEP y los nuevos pedidos de extradición por narcotráfico pendientes por llegar de la justicia federal estadounidense.

    Asimismo, el ataque terrorista tiene el sello, tiene el ADN y el estilo de actuar de Márquez y el país, similar a lo sucedido en el ataque terrorista del Club El Nogal, la bomba en la Universidad Militar en 2006, un carrobomba frente a la Escuela Militar. A eso súmese que el paisa es el cabecilla de la cuadrilla Teófilo Forero y que la trasladarse hacia Venezuela donde están seguros, pueden desde allí planear y desarrollar acciones terroristas en cualquier parte del país.

    Al Eln le conviene para demostrar fuerza y capacidad de presión en eventual mesa de conversaciones, máxime que desde antes de firmar el pacto Farc Santos, el Eln y las Farc hicieron un pacto para desarrollar una ruta estratégica compartida, mediante el cual las Farc supuestamente se desmovilizaban y el Eln ocupaba áreas y continuaba la guerra, Así las Farc pueden poner sus “disidencias” a “trabajar” como elenos. En síntesis el Eln estaría haciendo un mandado a las Farc.

    A los narcotraficantes les conviene debido a la muerte del guacho y los golpes contra otras estructuras, pero además porque narcos y guerrilla manejan muchos negocios ilícitos y las bajas a cualquiera de esas organizaciones criminales afecta a sus socios.

Pero como ya se anotó, por desgracia, esta acción demencial favorece por igual a Maduro, a las Farc, al Eln y a los narcos, entonces una asociación para delinquir integrada por estos cuatro actores, no seria extraña.

     La memoria es frágil. Al país se le olvida que a pesar de la supuesta desmovilización de las Farc la violencia no ha disminuido en muchas zonas del país, pero claro una acción terrorista en Bogotá y  de remate en la sede de la escuela de formación de oficiales, es un hecho que causa mayor despliegue publicitario.

    En Bogotá no se estallaban carros bomba, desde hace varios años, pero no se puede olvidar que hace menos de dos años el Eln estallo una carga explosiva cerca a la plaza de toros de la capital.

    El vehículo tenía placas de Arauca, departamento que esta ubicado cerca de la frontera de Colombia con Venezuela, sitio donde delinquen Farc y Eln. Igualmente se debe recordar que las Farc firmaron con Santos el pacto particular de la terminación del conflicto, no firmaron un pacto de paz.

    Los organismos de inteligencia deben trabajar a partir del conocimiento de la capacidad de más probable adopción del adversario, por medio del análisis metodológico de todos los datos disponibles. Lo lógico es que los organismos de seguridad del Estado deben entenderlo así y actuar en consecuencia. La guerra contra el terrorismo comunista en Colombia no se ha terminado, y en consecuencia, se debe seguir combatiendo contra sus estructuras.

    No hubo un suicidio del atacante ni es la línea de conducta de las Farc. Aceptarlo así equivaldría a reconocer que la muerte de Fernando Arellan en el ataque al Club El Nogal fue un suicidio, sin tener en cuenta que documentos incautados posteriormente a las Farc demostraron que la muerte de Arellan fue ordenada por Jojoy debido a que este delincuente exagero los montos en las cuentas de los gastos de la preparación del ataque.

    Las continuas derrotas electorales de la izquierda radical en varios países del continente, imponen al gobierno castrochavista venezolano augear acciones que revivan la izquierda radical como un actor que disputa el poder, y en Colombia hay un escenario esencial para el futuro de la revolución chavista en Venezuela.

      El coronel Villamarin es especialista en geopolítica, estrategia y defensa nacional, autor de 35 libros relacionados con estos temas.