Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Colombia: las FARC podrían engañar al mundo. Reconciliación nacional o ¿engaño general?

  • PDF
     Colombia: las FARC podrían  engañar al mundo. Reconciliación nacional o ¿engaño general?                                                  
     Por:  Driss Ghali - 10 abril de 2018
      En su primera participación en las elecciones en Colombia, las FARC, el ahora partido político, registró un porcentaje ridículo: 0,21% de los votos en la cámara y 0,34% en el senado. El 11 de marzo, de los 18 millones de votantes, apenas 100.000 confiaron su voto a las FARC. Una falla escalofriante después de sesenta años de guerrear en pésimas condiciones sanitarias. 
       Una humillación para una fuerza política que, hace apenas cinco años, controlaba una parte del país. Pero después de las elecciones, fue difícil encontrar un representante de las FARC que se quejara o gritara por la “injusticia”. "Algunas derrotas no son deshonrosas, y esto es parte de eso", dijo Lisandro Duque, cineasta y desafortunado candidato al Senado colombiano por la izquierda, pero él no se arriesga a la campaña electoral posterior a las elecciones.
      Quien pierde gana respetabilidad
     Y si esta derrota, ¿fue todo, menos un revés estratégico? Y si fuera un resultado esperado, inclusive premeditado, o es solamente, un paso más de una estrategia, que promete llevar a aquellos que saben cómo esperar, para  avanzar hasta las puertas del poder supremo.
       Esta es la creencia de algunas de las instituciones militares colombianos (y la administración Trump según rumores escuchados en círculos autorizados en Bogotá). El ala tradicional del Ejército nunca creyó en los acuerdos de paz firmados en La Habana en junio de 2016 entre las FARC y el presidente Juan Manuel Santos. El pueblo colombiano tampoco, de acuerdo con los resultados del referéndum celebrado en octubre del mismo año y se supone que ratificará el acuerdo para siempre.
    El  Yo acuso del ejército
    Retirado del servicio activo, el coronel Luis Villamarín, ex comandante de tropas de contraguerrillas, no se anda con rodeos y acusa abiertamente a Santos y las "viejas elites" que lo apoyaron para caer en la trampa de las FARC, mediante negociaciones apresuradas para  obtener el Premio Nobel de la Paz, el presidente saliente habría cometido fallas puesto que su gobierno tenía todas las cartas a su favor, luego de una serie de victorias militarmente decisivas. 
     En lugar de sacar ventaja, Santos, impulsado por una "vanidad sin límites" e "incapaz de escuchar una opinión contraria" respaldó el paso de las FARC de ser un grupo guerrillero narcoterrorista a un actor político legítimo.
      Con una varita mágica, ellos también se convierten en víctimas de la guerra. Por lo tanto, demandan derechos que se derivan de la violencia masiva causada por "injusticias históricas" que el estado colombiano nunca ha sido capaz de solucionar. Escabulleron la responsabilidad por  la toma de rehenes, exterminio, tortura y cautiverios inhumanos en la selva, ataques armados y uso de minas antipersonal sembradas en campos y veredas. Las FARC lavaron sus pecados sin tener que hacer las paces con las víctimas.
       Una estructura clandestina intacta
       Convertidas en un partido político como cualquier otro, las FARC dan la ilusión, todavía según Villamarín, de querer el juego de la democracia parlamentaria. Sin embargo, la cara amable ofrecida por los líderes comunistas, recién salidos de la clandestinidad, es solo la punta del iceberg. La estructura clandestina permaneció intacta: milicias bolivarianas, armas y depósitos clandestinos de dinero (caletas), redes de informantes, adolescentes recién reclutados listos para luchar. Todo financiado por el tráfico de cocaína que nunca se ha detenido, sería dirigido por disidentes renegados de las FARC, que se lavarán las manos y se rehusarán a deponer las armas. La desmovilización sería un error y mentiría según Villamarín. Por esta razón, quizás una buena parte de la derecha colombiana ganó las elecciones de marzo.
 
Aceptación general
      Pacto Farc-SantosSi bien todo el mundo y la sociedad colombiana consideran la paz como un estado deseable, las FARC encuentran en este deseo, un espacio para maniobrar y continuar la guerra en otras formas. Como "víctimas del conflicto", a los ex guerrilleros se les permite hablar el idioma de la convivencia y los derechos humanos. Indígenas, campesinos sin tierra, comunidades negras aisladas de la costa del Pacífico, LGBT, sectores de la población a los que las FARC afirman representar. 
 
      Para hacer esto, utilizarán la seducción pero también la intimidación a través de milicias y secuaces. Al navegar por las aguas tranquilas de las causas sociales y sociales, los comunistas revolucionarios pueden infiltrarse en cualquier lugar, inclusive en el corazón de las grandes ciudades, donde la acción conjunta del ejército y la policía los ha expulsado. 
Y desde los centros urbanos, pueden ganar un punto de apoyo en las instituciones. Cuerpos diplomáticos, sindicatos, escuelas, medios de comunicación. A largo plazo, si se sigue el gran diseño con la disciplina que requiere, las FARC tendrán la oportunidad de dar el golpe fatal. Cuando llegue el día, se les caerá la máscara para poner al país ante un hecho consumado. Entonces será demasiado tarde para reaccionar porque las instituciones carecerán de aliento y voluntad de luchar. Como una presa que ha sido sorprendida y envuelta por la anaconda, no tendrá más opción que aceptar naturalmente una alternancia llamada FARC.
Plantaciones de coca en abundancia
        el cartel de las farc cover¿Es un puro delirio de militares y políticos de derecha imbuidos de anticomunismo? ¿o un signo de clarividencia que las élites colombianas harían bien en aprovechar en pleno vuelo mientras haya tiempo? Una cosa es cierta: desde la firma de los acuerdos, la superficie sembrada de coca ha aumentado, causando gran preocupación en Washington; Esto da una idea de la liquidez que las FARC, en el corazón del tráfico, siguen capturando.
     Interrogado al margen de este tema, el investigador y geopolítico colombiano Ricardo Vélez Rodríguez, cree que el acuerdo de paz será inevitablemente revisado en el futuro y en un sentido menos favorable para las guerrillas. También denuncia el hecho de haber negociado la paz bajo el liderazgo de cubanos y no en territorio neutral. Sin embargo, da la oportunidad al proceso de reconciliación, considerando que es necesario discutir en términos políticos con los enemigos de ayer.
       La paz se basa en la confianza. ¿El ejército que ha derrotado a una insurgencia excepcionalmente feroz y rica, desea permitir un proceso que reducirá sus presupuestos al final del túnel y ofrecerá a los guerrilleros una nueva virginidad? Es una apuesta segura que el águila seguirá vigilando a la anaconda.