Cronicas de Guerra

Farc y Partido Comunista deben reparar a estas víctimas atribuidas a Juan de la Cruz Varela

A mediados de la década de 1960, el abogado colombiano Alonso Moncada publicó una valiente denuncia mediante el libro titulado Un aspecto de la Violencia en el que desenmascaró la responsabilidad de los partidos políticos tradicionales en la consuetudinaria violencia entre liberales y conservadores, así como la responsabilidad innegable del Partido Comunista Colombiano en la nueva forma de violencia marxista-leninista que afecta al país desde la década de 1950. En uno de los capítulos de la referida obra, el abogado Moncada señaló don documentos judiciales y datos muy precisos un rosario de asesinatos, que de acuerdo con los testimonios acopiados habrían sido ordenados por el dirigente agrario comunista Juan de la Cruz Varela, contra el campesinado de la región del Sumapaz, por no compartir la ideología comunista y no apoyar las cuadrillas terroristas que a la postre originarían a las Farc. Es importante leer este documento y cotejarlo con los escritos de izquierda que han presentado a Varela como un “campesino” víctima del régimen oficial, máxime que en sus filas nació y se formó el Mono Jojoy y la guerrillerada comunista del Sumapaz. Ahora que tanto se habla de finiquitar la paz y de reparación a las víctimas, no sol ... seguir leyendo

Lo que no se puede perdonar a las Farc (1)

Los efectos térmicos del ardiente sol tropical, epílogo de un caluroso día, fueron mitigados aquella tarde en el alejado municipio de Apartadó Antioquia, por continuas y breves corrientes de brisa fresca, provenientes de la serranía de Abibe. Eran las últimas horas vespertinas y las primeras nocturnas del fatídico 5 de diciembre de 1996. Regresé de Montería, abordo del camión F600 en el que hasta esa fecha trabajé en condición de conductor, contratado por su propietario el transportador de maderas y microempresario Eduardo Bonilla, uno de esos seres valiosos, que se juegan la vida para sobrevivir, en medio de la contradictoria violencia fratricida, que ha ce muchos años azota la rica y hermosa zona del Urabá. El viaje de retorno desde la capital de Córdoba, no tuvo contratiempos. Jamás sospeché, que la intempestiva y desafortunada vuelta al hogar —pese a que en Montería me invitaron a permanecer dos días más, mientras resultaba un viaje de ganado, para no regresar con el camión vacío— sería el preludio de una espeluznante correría de terror. ... seguir leyendo

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©