Articulos

Don egocéntrico y don propositivo hablan de la fuerza moral de una familia

Crónica N° 3

      logo FundeltEsta conversación informal ocurrió en un centro comercial de la capital del país. Don propositivo y don egocéntrico debatieron algunos asuntos acerca de la unidad y el trabajo en equipo, mientras don Comprometido quien escuchaba paciente decidió opinar y puntualizar… Tema para reflexionar y para actuar

      Don propositivo: La perspectiva política, social y económica para las reservas de la fuerza pública y en general la de los compatriotas, que somos una familia con una fuerza moral grandiosa, exige mucha educación integral para que no cometer los mismos errores del pasado. Debemos edificar el esfuerzo integrador, por medio de la educación permanente en asuntos sociales y políticos, que promueve la fundación integrada por algunos veteranos y otros ciudadanos honorables. Todo eso para fortalecer nuestra cultura organizacional, en los campos ideológico, identidad gremial, de estructura orgánica y claridad conceptual.

      Don egocéntrico: No señor, no venga con teorías. Necesitamos un líder, un caudillo, un guerrero que nos represente. O sea un macho alfa. Busquemos a ese tipo y ese nos saca adelante. Esto es así no con ideas ni propuestas de integración ni de familias con fuerza moral, ni nada que se parezca

      Don propositivo:  O sea que según usted lo que se necesita es ¿más y más caudillos?

      Don egocéntrico: Claro que si, ya lo dije cuando conversamos en una cafetería en Bogotá. O es que no se le olvidó que yo soy experto en muchas cosas, que yo hablo cuatro idiomas, yo soy especializado en ciencias ocultas en las universidades de Venus, Júpiter y Marte… mejor dicho yo, yo, yo, yo… El país, tiene que seguir mi propuesta que es la mejor, porque yo soy el líder que ustedes necesitan y todos deben votar por … Si no hacen es porque no somos unidos y porque los envidiosos no quieren que yo sea el que los representa en la política… Y si no soy yo no puede ser nadie mas.

       Don propositivo: Señor egocéntrico, su propuesta apunta a que sigamos una visión vanidosa, y sin sentido muy caudillista, sin nada de participación democrática. No es una propuesta en favor de potenciales beneficiados. Asi como está hablando, todo parece que usted quiere es ir a ganar 35 millones de pesos con el cuento que nos representa, engatusando a los electores, pero luego no saldrá con nada visible a favor de esa familia que tiene una enorme fuerza moral.

      Don egocéntrico: Lo que pasa es que usted como muchos de la reserva me tienen envidia. Le repito para que le quede claro, ese es mi programa de gobierno y así se debe hacer. No olvide que yo si se lo que se debe hacer. La obligación de todos los miembros de la reserva activa y de los colombianos que ustedes contacten es unirse alrededor mío. Mejor dicho, entiéndame de una vez por todas, no hay otro que pueda hacerlo mejor que yo. Por eso dedíquense ustedes a hacer trabajo social, a organizar la gente y cuando estén listos me llaman para yo poner mi nombre y gobernarlos a ustedes.

      Don propositivo: Estoy en total desacuerdo.  Es muy pero muy claro que su señoría está pensando solo en sus intereses personales, al ir al congreso de la república utilizando a los demás, de la misma manera que hacen los políticos corruptos. Todos los colombianos que formamos esta familia enorme con una ilimitada fuerza moral, queremos acceso a la democracia participativa no a caudillos vividores, puesto que en esa figura están afincados todos nuestros males. Ni usted ni nadie, pueden decir que ya son los candidatos o que los demás debemos votar por alguien por tener una hoja de vida llena con elogios y autoelogios, muchos de ellos mentirosos. Todos los colombianos queremos participar, que nos escuchen, que hagamos parte de la construcción de procesos transformadores y que elijamos a nuestros representantes, sin que nadie se nos imponga

... seguir leyendo

10 años después de la Operación Sodoma

omado del libro Operación Sodoma del coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

     Operación SodomaUna tarde de agosto de 2001, en medio de los improductivos diálogos del gobierno de Andrés Pastrana con las Farc, un deteriorado vehículo marca Mazda arribó a una finca ubicada cerca de San Vicente del Caguán. Protegido por 300 terroristas, Jojoy esperaba a una pareja de campesinos, ambos mayores de 50 años.

     Los dos ancianos entregaron al terrorista, una caja de cartón que contenía 650 millones de pesos en efectivo, equivalentes a 325.000 dólares de la época, como parte de un millón de dólares exigido por la liberación del hijo de los dos ancianos, quien estaba secuestrado desde hacía un año, por las Farc.

     Sin responder al saludo, Jojoy verificó la cantidad de dinero que le entregaban las dos víctimas, pero cuando evidenció que no traían la cantidad exigida, gritó enfurecido:

     —¡La plata se queda aquí y ustedes regresan a conseguir el resto!—

... seguir leyendo

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©