Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Drásticas medidas de Trump, ¿solo arbitrariedad o llamado a renovación en el vecindario?

  • PDF

     Geopolítica

    Las drásticas pero preanunciadas medidas de Donald Trump en torno a las relaciones con su vecino México, así como la derogación del Obamacare, y el retiro de Estados Unidos de la Comunidad Económica del Área Pacifico, material para titulares, críticas desfavorables, comentarios grotescos del expresidente mexicano Fox, figuración mediática de periodistas ansiosos de sobreponer sus credos personales sobre la realidad política y mucho más.

    Si se examina con cabeza fría lo sucedido en la primera semana de gobierno del exótico magnate desde la Casa Blanca, y haciendo el complicado esfuerzo de no caer en sesgos o inclinaciones personales sobre el fiel de la balanza, surgen una serie de elementos, que aportan ingredientes de reflexión en el contexto de las ciencias sociales y políticas, para encontrar explicaciones de porque sucede  esto, pero lo más importante, cuáles serían los cursos de acción para enderezar el camino de los afectados.

    Frente al Obama care, bandera política de Barack Obama, que en realidad favoreció a millones de estadounidenses e inmigrantes de bajos recursos, Trump aduce ineficiencia y hasta probables actos de corrupción en su manejo, pero según sus escuderos, la propuesta que pondrá en ejecución para remplazar el programa de su antecesor tendrá mejores garantías para los beneficiarios.

    La verdad es que el problema de la salud pública en Estados Unidos, ha sido un asunto sin resolver por demócratas y republicanos, a lo largo de la existencia de ese país. El intento de solución por parte de Obama fue genuinamente bondadoso, pero como todo proyecto político tuvo respaldo y detracción. Como todavía no está claro ni se han visto los resultados de la propuesta Trump, habrá que esperar un periodo prudente para calificarlo. Ojalá, que Trump y sus asesores no vayan a dar reversa hacia el eterno problema de salud pública en Estados Unidos, con costos exorbitantes y cobros coactivos a quien no posea seguro. Habrá que esperar….

    Frente al retiro de Estados Unidos de la Comunidad Económica del Área Pacifico, el llamado de atención es para los países afectados en orden a que sus cuerpos diplomáticos vegeten menos en inoficiosos cargos del exilio dorado, y se dediquen a promover el comercio de los recursos de sus países sin estar aferrados, que el único consumidor de sus bienes y servicios es Estados Unidos.

    Con una medida similar se multiplicara el comercio entre naciones que poco lo han hecho y se abrirán nuevos mercados en otros escenarios geopolíticos y geoestratégicos.

    Y frente a la parcialmente inoficiosa construcción del muro en la frontera común de Estados Unidos y México, sumada al anuncio de gravar las divisas y el comercio proveniente de México, más deportaciones masivas de mexicanos y ciudadanos de otras nacionalidades sindicados de haber vulnerado las leyes estadounidenses con consecuentes incrementos de xenofobia y presumibles abusos de autoridad policial en todos los estados de la Unión Americana, es importante que la academia, los medios y los gobiernos del hemisferio, también hagan un serio examen de conciencia y tracen proyectos que minimicen la emigración de sus connacionales hacia Estados Unidos, en búsqueda del sueño americano.

     Independiente del tema del gran aporte laboral de los latinoamericanos en oficios que los gringos no quieren ni van a realizar, lo cual es cierto y no tiene punto de discusión, es necesario examinar otros factores que gravitan alrededor de la inmigración ilegal e irregular, que crispa los nervios a los sajones que así lo nieguen si comulgan con el racismo, por diversas razones.

     Según cálculos moderados, actualmente hay entre 15 y 27 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Solo un mínimo porcentaje de esta cifra, ingresó legalmente a territorio estadounidense con visa legítima. Invariablemente los demás lo hicieron por vía terrestre o como polizones por los puertos marítimos, pero la gran mayoría por “el hueco” que hay en la línea fronteriza, hoy enfocada en el criticado muro.

    Para Donald Trump y los pragmáticos capitalistas gringos seguidores de las teorías de Ayn Rand y el credo ideológico del destino manifiesto, aún a costa de apoderarse del mundo, en el paso ilegal de inmigrantes hay una enorme salida de capitales de Estados Unidos, destinados a financiar mafias de tráfico de seres humanos, lo cual es absolutamente cierto.

    Basta conversar con inmigrantes ilegales provenientes de diversos países, que entraron a Estados Unidos por “el hueco” o como polizones. Sin excepción, todos ellos han sido enviados a buscar el sueño americano, con el compromiso de pagar a las mafias que les facilitan el recorrido, cifras que oscilan entre 10.000 y 20.000 dólares, los cuales debe pagar en un lapso determinado, o sea que los primeros salarios que recibe el inmigrante ilegal en Estados Unidos, deben ser destinados a enviar giros para pagar el “favor”.

    Un cálculo moderado indicaría que entre 15 y 20 millones de los indocumentados que viven en Estados Unidos, que pagan cada uno un promedio de 15.000 dólares a la mafia que los envió clandestinamente a Estados Unidos, habrían sacado de la Unión Americana, entre 225.000 y 3000.000 millones de dólares que se fueron  del país y no favorecieron el crecimiento de la economía interna.

    Y si esa persona se queda viviendo en Estados Unidos,  es explotada porque le pagan por “debajo de la mesa” sin incorporarla a los beneficios sociales, y si por ejemplo son meseros o meseras, les dan un miserable pago con el argumento que los clientes les dan propinas.

    Muchos usan tarjetas de seguro social falso para el supuesto contrato laboral, o trabajan con el número de social security legitimo de un puertorriqueño que nunca ha viajado a Estados Unidos pero es ciudadano estadounidense…  y mil picardías más.

    Otros se “casan por papeles”, mediante matrimonios ficticios que cuestan entre 12.000 y 20.000 dólares, efectuados con inmigrantes que se legalizan en Estados Unidos, se separan y utilizan su estatus legal para “vender la ciudadanía” a otra persona que la necesita. Casi siempre ese dinero también sale del país en remesas que enviadas en pequeñas cantidades, ni se notan ni pagan impuestos.

    Aunque la mayor parte de las personas que inmigran ilegalmente a Estados Unidos, se someten a los arbitrios de esas mafias y obviamente delinquen al ejecutar esas conductas, también es cierto que una vez saldadas las cuentas con los delincuentes que los llevaron allá, se dedican a trabajar muy duro y aportar mano de obra no tan calificada y a veces si, a la industria, el comercio y la producción de la economía estadounidense.

    No obstante a menudo, estos inmigrantes indocumentados o “ilegales” como se les denomina despectivamente, que no pagan impuestos ni aportan recursos para el servicio de salud, consumen importantes cantidades de dinero del servicio de salud, las “estampillas del wellfare”, además de los beneficios de salud y educación gratuita que reciben sus hijos nacidos allá.

    Caso aparte son los delincuentes de todas las nacionalidades que también viajan ilegalmente a Estados Unidos con el fin de cometer todo tipo de ilícitos, incluido el tráfico de estupefacientes. Aunque son un mínimo porcentaje, su existencia da pie para que los inmigrantes en general sean estigmatizados y para el no ocultado racismo de muchos policías “blancos”.

    La fuente de esta corriente migratoria ilegal reside en la ineptitud de los gobernantes de los países tercermundistas para garantizar salud, bienestar, empleo, y vivienda a sus connacionales. Y es en este punto donde se debe enfocar el análisis del problema, no en escudarse en argumentos leguleyos para trasladar la responsabilidad de Estados Unidos en lo que sucede, o plegarse a los argumentos de los comunistas que en lugar de motivar el desarrollo integral de sus pueblos, se dedican a promover el terrorismo y la violencia a nombre de los cambios sociales y el rechazo al capitalismo.

   Por su parte, la política exterior de Estados Unidos tiene gran parte de responsabilidad en que los “nacionalistas” y los comunistas locales tercermundistas instiguen el odio contra la gran potencia, debido a la expoliación de recursos, la ubicación de empresas multinacionales que extraen mucho y dejan poco en los países donde se encuentran, o la ambivalencia política del Departamento de Estado que siempre busca sacar ventaja en aras de los intereses de Estados Unidos, sin importar que tanto se afecte la contraparte.

   En síntesis, como se puede ver en los tres puntos concretos: retiro de Estados Unidos de la Comunidad Económica del Área Pacifico, muro antiinmigración ilegal, y supresión del Obama care, confluye como factor común el acumulado progresivo de errores de política interna de Estados Unidos y de los países afectados, que con el paso del tiempo se multiplicaron y que por haber sido tratados con paños de agua tibia, hicieron metástasis.

   Prueba de ello es que sin alharaca, Obama deportó 3,5 millones de indocumentados, que el problema continúa y que si no hubiera sido Trump, habría sido otro gobernante quien iniciara a buscar soluciones de fuerza a problemas que cada vez se ven más inmanejables.

    Por razones lógicas, pasada la espuma mediática de la publicidad momentánea, Estados Unidos mantendrá posiciones fuertes derivadas de su poder económico, político, militar y geopolítico, entonces el hemisferio tendrá que mirar hacia otros escenarios para abrir los mercados y hacia adentro para corregir los males que estimulan la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Especialista en Defensa Nacional, Estrategia y Geopolítica.

Lectores de Complot contra Colombia también leyeron:

Ganar la guerra para conquistar la pazEl Eln por dentroEn el infiernoLa selva rojaEl cartel de las FarcDeyanira, canto de guerra y pazCesó la horrible noche?Cóndor en el aireLa silla vacíaOperación JaqueOperación SodomaFallo SalomónicoDelirio del LIbertadorNarcoterrorismo la guerra del nuevo sigloConexión Al QaedaEstado Islámico ISISPrimavera Árabemartes de horrorGuerra SicológicaMágica Leyenda del Dorado

 

Lectores de Complot contra Colombia también leyeron:

Ganar la guerra para conquistar la pazEl Eln por dentroEn el infiernoLa selva rojaEl cartel de las FarcDeyanira, canto de guerra y pazCesó la horrible noche?Cóndor en el aireLa silla vacíaOperación JaqueOperación SodomaFallo SalomónicoDelirio del LIbertadorNarcoterrorismo la guerra del nuevo sigloConexión Al QaedaEstado Islámico ISISPrimavera Árabemartes de horrorGuerra SicológicaMágica Leyenda del Dorado