Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Warning: Call-time pass-by-reference has been deprecated in /home/content/77/9032377/html/plugins/content/jw_disqus.php on line 40

Warning: Call-time pass-by-reference has been deprecated in /home/content/77/9032377/html/plugins/content/jw_disqus.php on line 40

Injustificada reunión Santos-Farc en Cartagena, más derroche pagado por los colombianos

  • PDF

     Análisis del conflicto colombiano

   Pacto Farc-Santos La ruidosa reunión del presidente Santos con los cabecillas de las Farc en Cartagena, para evaluar lo avanzado frente a las imposiciones del grupo terrorista al mandatario, en el pacto suscrito en el Teatro Colón, con la presencia de dos oportunistas internacionales “que son neutrales” con cercanía ideológica a las Farc, es un acto de despilfarro de los recursos públicos, por demás, innecesario, pues de lo ya dicho por la cantidad de contratistas y funcionarios oficiales mediocres que están pelechando de esta farsa, se sabe con anticipación que solo se ha realizado el 18,3% de lo impuesto a De La Calle y sus mudos en La Habana.

   Entonces,  ¿Cuál era la necesidad de añadir más gastos injustificados a esta publicidad santista?.

    La respuesta parecería estar en que esta publicidad se suma a las constantes propagandas auto-elogiosas en los medios de comunicación verbigracia, que este gobierno dio navidad en paz a los campesinos, que restituyó tierras, que ella era una maestra de escuela rural que solo veía bombas y metralla y ahora ve pajaritos de oro en los alrededores del centro educativo, que si no se le entregaba el país a los bandidos se incrementaría la guerra urbana, que él era un desplazado que sufría en la ciudad pero que Santos lo ayudó a regresar a su parcela, etc.

     Además se agrega,  que es imprescindible entregar 16 curules más a las Farc, para sumarlas a las diez que les regalaron en Cuba De La Calle, Mora, Naranjo y el cartel de la mermelada, más las que tienen seguras los camaradas sin fusil que sueñan con ver a Colombia igual a Venezuela y ya ocupan asiento en el Congreso como progresistas “abanderados de la paz”. De esa manera las Farc conseguirán legislar en el país y desarticular las Fuerzas Militares, algo que no pudieron hacer durante 52 años de narcoterrorismo comunista contra el pueblo colombiano.

       Ni los medios, ni la academia, ni muchos de los sesudos analistas que a diario entrevistan en programas de opinión, analizan que a las Farc y a los demás comunistas desarmados y armados, les interesa alcanzar la mayoría en el congreso y utilizar a los idiotas útiles de la paz, que en realidad no saben cuál es la paz de las Farc, para minimizar las Fuerzas Militares y ocupar con sus milicias las regiones de la periferia con el fin construir allí los futuros comités de la defensa de la revolución, porque los terroristas juraron vencer y están empecinados en el proyecto de llevar a Colombia al socialismo del siglo XXI. No importa el fracaso de esta ideología cavernaria en otros países. Es la visión  dinámica de su concepción de lucha de clases y materialismo histórico.

     ¿Cuánto dinero cuesta al erario colombiano, movilizar a los terroristas y sus escoltas desde Bogotá hasta Cartagena y luego traerlos de regreso? ¿Cuánto cuestan los alojamientos la alimentación y el transporte de estos personajes siniestros dentro de la ciudad de Cartagena? ¿Cuánto dinero cuesta la paga a los propagandistas de oficio en redes sociales y medios de comunicación, dedicados a exaltar la "labor pacifista" de Juan Manuel Santos? ¿Cuánto dinero cuesta el transporte alojamiento, alimentación, viáticos y atenciones zalameras para dos expresidentes politiqueros desprestigiados en el mundo, pero elevados por Santos a la categoría de mediadores internacionales de paz en Colombia? ¿Cuanto dinero cuesta el pago de transporte, alojamiento y viáticos por aparte para la enorme cantidad de burócratas y politiqueros lagartos, orgánicos de todas las dependencias que creó Santos en el sector ejecutivo, para que le ayuden a su publicidad personal y que viajaron a Cartagena para rendir cuentas a los bandidos de las Farc?

     ¿Por qué no se hizo la reunión corta de trabajo en Bogotá en un salón del congreso, o en el aula máxima de una universidad, o para dar gusto a los comunistas, en la sede de alguna ONG de esas que interpretan muy bien a las Farc? Ahora resultaron en la santista revista Semana con el cuento que el terrorista Pepe Mujica sufre del corazón y era neesario cuidar al anciano delincuente uruguayo de los efectos del clima de Bogotá. Es decir, los recursos públicos de los colombianos están al servicio de la salud personal  y los embelecos de un anciano que en su juventud fue terrorista y un criminal con amplio prontuario delictivo, que manchó de sangre a su natal Uruguay. 

  la otra razón es porque se empañaría el periplo turístico, las francachelas y las comilonas de los paseadores que acompañan a juampa en la Casa de huéspedes con viáticos para los escoltas de los nenés delfines, tutina y su combo. Y claro, muchos de estos paseadores cobran ingentes viáticos porque están en "comisión oficial" acompañando a Juampis en su "agotadora jornada" en las islas del Rosario y las parrandas nocturnas de los delfines en Bocagrande.

      Por desgracia para Colombia, de todo ese despilfarro, boato y abuso con los recursos públicos, las únicas ganadoras son las Farc, las supuestas disidencias del grupo terrorista y por conexión los comunistas desarmados que sueñan ver a Colombia gobernada al estilo Maduro-Cabello, porque de ser delincuentes escondidos en la selva atentando contra Colombia o cómplices de estos, pasaron a viajar en primera clase con escoltas pagados por el Estado, contar con un “ejército particular” de narcotraficantes, tramposa disidencia y publicidad gratuita por parte de medios enmermelados o de estultos periodistas, buscadores de premios del gremio, en un ambiente donde la mediocridad se da silvestre.

    Pero como Colombia navega en medio del embeleco de la paz bendecido por el Papa y la ONU, dos entes incapaces de demostrar algo tangible de sus gestiones específicas, que encontraron en la paz de Colombia un parapeto de publicidad para sus fines políticos particulares, quien diga lo contrario es uribista, es derechista, es enemigo de la paz, es guerrerista ansioso de prolongar el conflicto, y hasta un anti-patriota según descriteriados como Ernesto Samper.

    El afán de Santos es seguir con la publicidad de su cuento chino de la paz, primero para justificar el inmerecido Nobel, segundo para pelechar de ese Nobel cuando salga de la presidencia y pasé al olvido y el repudio colectivo que padecen algunos de sus antecesores. Y, tercero para seguir viviendo sin problema hasta el 7 de agosto en la Casa de Nariño a cuerpo de reyezuelo africano, porque los contribuyentes pagamos con impuestos la buena vida que merece un monarca de las “élites” que tanto daño han hecho al país, pero que por la dinámica de sus abolengos históricos, corresponde a los colombianos sostenerlos en el poder.

     Es su derecho de origen de dudosa supremacía social heredada de los españoles, por ende los colombianos tienen que someterse a su patrón. Ni más faltaba contrariar a su majestad Juampa y su cohorte, o cuestionar que a nombre de su paz, programen un parrandón en Cartagena para seguir legitimando a las Farc. Cuestionarlo es ser enemigo de la paz y guerrerista…

     Que viva la fiesta ¡güepaje!…

     Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

     www.luisvillamarin.com

     Especialista en el conflicto colombiano