Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

¿Qué dirá Santos acerca del nuevo mejor amigo y el arsenal venezolano incautado a las Farc?

  • PDF

 

      Análisis del conflicto colombiano

    Llama la atención que el Diario El Tiempo propiedad de la familia del presidente Santos y la revista Semana convertida en el brazo propagandístico del actual gobernante, con extraño proceder minimizaron la noticia que en cualquier escenario político internacional sería causal de una tormenta diplomática, debido a que el voluminoso arsenal incautado a las Farc hoy en Arauca, tiene sellos y pruebas que proviene de las Fuerzas Militares Venezolanas.

    La respuesta de los estultos funcionales de siempre, es que no se debe decir nada porque eso sería descomponer las ya aclimatadas relaciones con Venezuela, y que si se pide claridad al gobierno de Santos, son pataletas de los uribistas nostálgicos de poder. Y con esa imbecilidad colectiva olvidamos que Chávez, Castro, Dilma, Evo, los Castro, Ortega, Mujica, Lugo  y Correa son socios de las Farc y que su sueño es ver a los terroristas y sus cómplices en el Palacio de Nariño.

     Es oportuno recordar al Presidente Santos que la abrumadora votación que obtuvo en las urnas se debió a su promesa de continuar con la Estrategia de Seguridad Democrática y de mantener a los miembros de Unasur y del Foro de Sao Paulo lejos de la ansiada legitimación de las Farc. No porque representara ninguna visión estratégica para Colombia, pues no la tiene.

    Durante su gobierno, Santos ha hecho todo lo contrario a lo prometido. Fue objeto de burlesco por parte de Colombianos por la Paz con la baladronada del “error por una rayita de las coordenadas” para liberar a dos secuestrados. De contera, se dejó engatusar de Lula y Dilma y ahora el Foro de Sao Paulo enfila baterías para que en cualquier momento Santos se siente a “hablar de paz" con los terroristas.

    Entretanto la inseguridad urbana y rural campean por todo el país. Con el mejor policía del mundo a su lado y al de la embajada estadounidense donde Naranjo rinde puntuales y previos informes de su  gestión policial; Bogotá está plagada de atracadores, raponeros, apartamenteros, ladrones y corruptos. Igual sucede en todas las ciudades grandes y medianas.

    En las zonas rurales las Farc continúan con las extorsiones, las vacunas, los chantajes y el reclutamiento de jóvenes. Y las bandas criminales amedrentan extensos territorios, con la circunstancia agravante que la ley de restitución de tierras para las víctimas sin haber sido aprobada, ya vislumbra negociados iguales o peores de asqueantes, a los de Agro Ingreso Seguro, así como  la falta de una estrategia integral de acompañamiento de todos los ministerios; que solo va a servir para fortalecer a los milicianos de las Farc o el Eln y para pasar la papa caliente a las Fuerzas Militares, sin que como ha sucedido a lo largo de la vida republicana, los dirigentes políticos de turno respondan por sus crasos errores.

   Las Fuerzas Militares están acéfalas. Producto de la incompetencia derivada del absoluto desconocimiento del tema, el Ministro Rivera no ha sido capaz como tampoco lo fue ninguno de sus egregios antecesores desde 1991, de concebir una estrategia articulada con otros ministerios y con las Fuerzas Militares para desarticular tanto el Plan Estratégico de las Farc como la proyección geoestratégica y geopolítica del narcotráfico, combustible de las diferentes vertientes del terrorismo contra Colombia.

   Pero además de acéfalas las Fuerzas Militares están mal pagas y sin que se reconozca a sus abnegados miembros los derechos salariales previstos por la ley desde 1992, tema del cual el señor Santos es conocedor, pero del que también mira para otro lado, pues solo necesita que esos hombres entreguen hasta sus vidas por Colombia, para que él, que apenas tiene limitada idea del asunto de Defensa Nacional,  sea reconocido como el artífice de los éxitos, pero claro, cuando haya errores, esos son culpa de los uniformados.

   Y en el orden internacional, Santos sigue haciéndose el desentendido. El comprometedor hallazgo en Arauca de material de guerra con sello oficial venezolano destinado a las Farc, es causal para demandar ante la Corte Penal Internacional y otros organismos al gobierno chavista. No es para minimizarlo, ni para seguir de gancho con el nuevo mejor amigo.

   Pero claro también es responsabilidad del Congreso de la República abrir las investigaciones formales a que haya lugar en la Comisión de Acusaciones, porque la ley se viola por acción o por omisión. Quedarse callado en este caso, es omitir las acciones legales en defensa de Colombia, del país que lo eligió para que nos represente, lo cual le obliga a actuar.

    De lo contrario Chávez, Correa, Dilma, la Kirchner y los demás cómplices de las Farc seguirán socavando la institucionalidad y apoyando el terrorismo, mientras Santos seguirá apoltronado en otra galaxia, felicitando a Chávez porque con actitud mentirosa y tramposa, anunció que suspenderá los estudios preliminares de la amenaza atómica contra Colombia, pues al fin y al cabo,  es su mejor nuevo amigo.

   Presidente Santos: Recuerde que Harry Trumman dijo que los presidentes se desprestigian por débiles no por malos. Hasta la fecha usted ha demostrado tener las dos condiciones. Elimine por lo menos la de la debilidad, pues su gran amigo del alma Hugo Chávez está apoyando a las Farc, las está dotando con armas, protege a Iván Marquez y otros terroristas refugiados en unas cuevas de bandidos de las cuales Uribe denunció las coordenadas dentro de Venezuela, y en asocio con Correa, Teodora y su ya conocido combo de “pacifistas”, siguen maquinando como imponer en Colombia el narcosocialismo terrorista del siglo XXI.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Analista de asuntos estratégicos

Obras del coronel Luis Alberto Villamarín Pulido