Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

El Foro por la paz de Colombia en Argentina es un montaje para legitimar a las Farc

  • PDF

      Publicado en la Revista Semana el 2 de febrero de 2011

Análisis del conflicto colombiano

    Desde antes que el Procurador General de la Nación ratificara en segunda instancia la destitución de la senadora Piedad Córdoba, a quien su despacho halló nexos con las Farc, el argentino Adolfo Esquivel con el apoyo algunas organizaciones izquierdistas inició a promover actos publicitarios en favor de la destituida, y,argumentaron que desde instancias internacionales van a reclamar su restitución y a los pocos días las Farc anunciaron el desagravio con la liberación de los cinco secuestrados.

    Ahí comenzó de nuevo el sainete publicitario y la intensa actividad política clandestina de los cómplices de las Farc. Lula ofreció el apoyo logístico para sacar a los secuestrados de la selva pero cuando estuviera posesionada la terrorista Dilma Roussef, para las Farc su “compatriota”.

    La justicia chilena negó la extradición del terrorista Manuel Olate. En el inexplicable cuentagotas de Santos con la información encontrada en computadores de las Farc, corroboró la presencia de 25 terroristas extranjeros en Colombia, entre ellos un argentino y otros holandeses.

     De remate, el presidente colombiano, no se sabe si con mucha audacia o mucha estulticia afirmó que si las Farc liberan a todos los secuestrados, su gobierno se sentará a dialogar con ellos.

     Eso es lo que quieren el Foro de Sao Paulo y la Coordinadora Continental Bolivariana: Que el gobierno colombiano hable con las Farc, para de inmediato ellos quitarles el rótulo de terroristas, abrirles embajadas y legitimarlos como fuerza beligerante, para apoyarlos en una campaña armada contra Colombia hasta que tomen el poder y ubiquen en el gobierno, a alguien que no sea proyanqui sino amigo de la línea de Castro, Lula y Chávez.

      No es gratuita la coincidencia del Foro en Argentina por la paz de Colombia. Para nadie es un secreto que la veleidosa señora Kirchner es amiga de las Farc y del terrorismo comunista, un peón de Chávez y súbdita de Lula. Además, el terrorista argentino Patricio Echegaray que les coordinó la producción de una fantasiosa película de bondades para presentar en Europa, tiene contactos descarados con las Farc de Colombia, Sendero Luminoso del Perú, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile y es miembro del Partido Comunista argentino, la misma organización en la que militaba el terrorista Facundo Molares, hoy reseñado como miembro activo de la cuadrilla Teófilo Forero de las Farc.

     Igual, el extinto presidente Kirchner montó con Lula una obra de teatro encaminada a legitimar las Farc con la supuesta liberación del hijo de Clara Rojas en diciembre de 2007, pero los terroristas fallaron porque el niño no estaba con ellos sino en un hogar infantil. Y durante su gobierno y el de su esposa, varios terroristas colombianos de las Farc han conseguido o asilo o apoyo político y financiero para moverse entre Argentina y Bolivia.

     Se presume que el gobierno colombiano encabezado por Santos, quien fue ministro de Defensa y conoce en detalle los contenidos de los computadores de Reyes, Jojoy y Tirofijo, así como la proyección del Plan Estratégico de las Farc, no puede morder ese anzuelo ni caer en la trampa que le tienden los "Colombianos por la Paz", las Farc y sus cómplices del Foro de Sao Paulo.

      Detrás de esta maniobra propagandista fariana deliberar los secuestrados y el subsiguiente foro de Piedad Córdoba y sus amigos en Argentina, hay un interés político trascendental del Partido Comunista Colombiano para legitimar su brazo armado, y desarrollar el Plan Estratégico de las Farc para la toma del poder, es decir para arreciar la guerra con apoyo internacional.

      Es sencillo: Las Farc se guían por documentos programáticos y realizan sus "tareas revolucionarias" a partir de los acuerdos de los plenos, conferencias y planes. El más reciente es el Plan Renacer, cuyo contenido es terrorismo, manipulación publicitaria del tema de los secuestrados y búsqueda a toda costa del estatus de beligerancia con el apoyo de “los amigos” Correa, Lula, Chávez, Ortega, Kirchner, Dilma, Mujica, Lugo, Zelaya y Castro. Lo demás es repetición de la repetidera: Que no entregaran las armas porque esas son garantía, porque nadie se las dio entonces tampoco tiene que entregarlas, que después de cincuenta años de estar combatiendo a la oligarquía no van acomodarse a ese sistema, que para ellos la constitución y las leyes colombianas no valen, etc.

      Sus decisiones estratégicas son colectivas, como muchas veces lo han repetido los cabecillas del Secretariado. No dependen solo de Alfonso Cano, mucho menos ahora que en el complot contra Colombia están incluidos los gobiernos proterroristas del continente, los partidos comunistas del hemisferio y el Movimiento Continental Bolivariano, que por los hechos recientes demuestra ser no solo el brazo político internacional de las Farc, sino una cantera de terroristas de varias nacionalidades que vienen a delinquir a Colombia, quizás atraídos por el doble espejo del dinero del narcotráfico y la posibilidad de emular al che Guevara.

       Así las cosas, no hay ninguna probabilidad de paz con las Farc, sino la antesala del incremento de la guerra contra Colombia auspiciada por los ya citados.

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido
www.luisvillamarin.com
Analista de asuntos estratégicos

Obras del coronel Luis Alberto Villamarín Pulido