Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

¿Qué sabe el Mojoso de las Farc, que el gobierno bajó el perfil a su desmovilización?

  • PDF

     Análisis del conflicto colombiano

     Bastante sospechosa resulta la actitud silenciosa del gobierno Santos, en torno a la reciente desmovilización del terrorista apodado el Mojoso, cabecilla de la cuadrilla 14 de las Farc y supuesto disidente del pacto Santos-Farc, impuesto por los comunistas armados y desarmados al mandatario y su equipo de mudos negociadores en Cuba.

     Llama la atención que ni la prensa nacional ni la internacional, hayan dado la trascendencia que amerita el supuesto retiro de las Farc de un cabecilla de cuadrilla con tanta relevancia político-estratégico, dado el crítico momento del desarrollo de las capitulaciones del gobierno colombiano en La Habana. El punto medular, es ¿qué sabe el Mojoso, que no conviene ni a Santos ni a las Farc, que sepa la opinión pública?

     Para nadie es un secreto que las Farc están mintiendo con temas sensibles como la entrega de las armas, la devolución de los menores, las armas en poder de las milicias bolivarianas que siguieron en las zonas de tradicional presencia del grupo narcoterrorista; que seguirán dilatando y dilatando en busca del gobierno de transición y del estatus de beligerancia, y otros temas que solo un cabecilla del nivel del Mojoso podría aclarar en este momento.

     Llama la atención que Santos muy dado a darse publicidad permanente y a aparecer en los medios de comunicación, así sea para decir sandeces tales como que no fue a la posesión de Trump por asistir a la inauguración de un colegio en Chía; en esta ocasión que se desmovilizó el Mojoso,  Santos ni sonó, ni tronó.

     Tampoco apareció en las funambulescas y usuales ruedas de prensa rodeado de generales y almirantes, el caricaturesco ministro de defensa Villegas. Tampoco se vió al Comandante General de las Fuerzas Militares, ni al Comandante del Ejército, sino que le dieron la misión a un general de bajo perfil, para que leyera oígase bien, leyera un calculado comunicado, como si no pudiera hablar y explicar nada acerca de la importancia político-estratégica de la desmovilización de este bandido o de obvias revelaciones explosivas que ya hubiera hecho el delincuente.

     En sana lógica, como es su costumbre Santos hubiera aparecido gagueando y vanagloriándose con maliciosa sonrisa, para resaltar que las supuestas disidencias de las Frac habían sido golpeadas ostensiblemente, entonces su cuento de la paz sería más creíble y además habría aliviado la tensión de los señalamientos de corrupción rampante que gravitan sobre sus dos campañas presidenciales.

     Pero no. En el caso del Mojoso, Santos guardó bajo perfil, algo que no es común en él. Sin entrar en suspicacias, sino con base en la lógica estratégica de la guerra, es evidente que para conservar la caña de la farsa de la paz y sostener el cuento de la venida del Papa Francisco a bendecir el sainete, es mejor que el país no conozca lo que sabe el Mojoso acerca de las verdaderas intenciones de las Farc frente al acuerdo de terminación del conflicto, las zonas veredales, la justicia transicional, la entrega de las armas, la devolución de los menores, la identidad de las milicias bolivarianas, quienes son los integrantes del partido comunista clandestino, que fue lo que se concretó en la décima conferencia de las Farc, cuales son los siguientes pasos del plan estratégico, como funciona ahora el negocio del narcotráfico, donde están las armas que se negociaron en Cuba con traficantes internacionales, etc.

    El mojoso llevaba 31 años en las Farc, lapso durante el cual rotó por las cuadrillas coqueras del Bloque Sur, donde además las Farc han organizado durante más de 40 años estructuras civiles de “autodefensa revolucionaria” ahora llamadas milicias bolivarianas, que en la práctica son grupos de terroristas vestidos de civil, a los que los mandos militares denominan ahora “redes de apoyo al terrorismo (RAT)”

    Por el bloque sur de las Farc han rotado casi todos los cabecillas del Secretariado, que en mancuerna perfecta con el Partido Comunista, construyeron una sólida red de milicianos. Red que además integra las estructuras bajas e intermedias del cartel de las Farc, pues son los encargados de controlar cultivos, laboratorios de coca, ingreso de insumos, extorsiones a coqueros y traficantes de insumos, transportadores ilegales, comisariatos, amedrentar prostitutas llegadas en busca de clientes, vigilar raspachines, “chichipatos”, “químicos”, censar campesinos y chagras cultivadas, establecer grupos de seguridad de cristalizaderos y transporte, asesinar presuntos espías del gobierno u otros grupos criminales, reclutar campesinos y organizar formas políticas de cogobierno comunista, denominadas “organizaciones sociales de fachada”

    Estas redes de apoyo al narcotráfico y al terrorismo comunista, son inducidas a la organización agraria prevista en el Programa Agrario de las Farc, su plan estratégico y otros “documentos programáticos”, temas en los cuales es experto Joaquín Gómez agrónomo estudiado en la antigua Unión Soviética, es decir, los mismos temas impuestos por las Farc a De la Calle y su combo de convidados de piedra en La Habana.

     Lo sintomático es que durante 31 de los 40 años de desarrollo de esa metodología revolucionaria comunista y proterrorista, el Mojoso ha estado en la zona de influencia del Bloque Sur al lado de Tirofijo, Jojoy, Joaquín Gómez, Iván Márquez, Iván Ríos, Raúl Reyes, Joaquín Ramírez y otros cabecillas terroristas, hasta alcanzar la posición de cabecilla de una de las cuadrillas coqueras mas importantes de las Farc.

     Esto indica que este delincuente conoce al dedillo la organización de la red de milicias en el Putumayo y Caquetá, los nexos con funcionarios oficiales ecuatorianos a través de la frontera binacional, la ubicación de muchos laboratorios de procesamiento de coca, la ubicación exacta de cultivos, los métodos utilizados para el proceso y comercio del alcaloide, sabe quiénes manejan las cuentas y quienes lavan dinero de las Farc, quienes integran el partido comunista clandestino en esa zona, quienes integran el movimiento bolivariano clandestino en la región y mucho más.

     Por razones obvias, dado el nivel de cabecilla de cuadrilla el Mojoso estuvo enterado durante todo el lapso que duraron las imposiciones en Cuba, de cuál es la verdadera intención de las Farc, en especial cuales fueron los pactos secretos entre terroristas acordados en la décima conferencia, con énfasis en cómo van a aplicar el plan estratégico en las zonas veredales.

    Cover Complot contra ColombiaDesde la incautación sucesiva de los computadores de Reyes, Ríos, Jojoy, Tirofijo, Cano, Acacio, Martín Caballero, y otros bandidos, la inteligencia militar, la Fiscalía y los organismos de seguridad del Estado, no habían tenido a la mano un tesoro informativo tan valioso, como el que representa la desmovilización del Mojoso, quien tiene a su disposición la información fresca y el mapa completo de la verdad del engaño en las zonas veredales, los planes de la cuadrilla Teófilo Forero muy cercana a la cuadrilla del Mojoso, la operatividad del narcotráfico, la estructura de milicias, partido y movimiento bolivariano y mucho más en Caquetá, Putumayo y dentro de territorio ecuatoriano.

     Desafortunadamente, todo parece indicar que los documentos, dispositivos electrónicos y el testimonio del Mojoso, seguirán en bajo perfil, porque destapar esa olla podrida dañaría el proceso de paz de Santos, no el que conviene a Colombia, sino al sinuoso mandatario y su folclórico Premio Nóbel de paz, como ya ocurrió con los computadores incautados a las Farc, que corroboraban lo hallado en los ordenadores de Raúl Reyes.

     Ojalá aparecieran periodistas no enmermelados, que destaparan las verdades de las Farc que conoce el Mojoso, quien pese a su trascendental importancia político-estratégica ha sido puesto en bajo perfil, sin descartar la posibilidad de buscarle traslado a otro país, para que nadie conozca lo que este bandido sabe.

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Especialista en Defensa Nacional. Estrategia y Geopolítica

    El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es oficial de la reserva activa del Ejército de Colombia, autor de 33 obras y mas de 100 artículos relacionados con sus especialidades, analista permanente de CNN en español, conferencista y panelista internacional  sobre temas de geopolítica, defensa nacional, historia continental y estrategia.