Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Educación para la paz ¿Solución a los problemas de la violencia en Colombia?

  • PDF

      Análisis del conflicto colombiano

     Por invitación especial del coronel (RA) y edil  Jesús María Vivas Mosquera actual jefe de la comisión de Educación  de la Junta Administradora Local de Usaquén, el 15 de mayo de 2017, el coronel de la reserva activa del Ejército de Colombia, Luis Alberto Villamarín Pulido dictó una conferencia magistral y luego participó en un conversatorio acerca del tema, bajo el título EDUCACION PARA LA PAZ ¿SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE LA VIOLENCIA EN COLOMBIA?, en la cual abordó varios temas de interés general para los proyectos políticos y administrativos de los ediles de la localidad, pero que por su esencia son de interés nacional.

      Desde el inicio de la presentación, el expositor fue claro y lo reiteró en diversas ocasiones, que no se trataba de sentar cátedra ni de exponer verdades reveladas, sino de generar una serie de interrogantes, apropiados para motivar dudas razonables y metódicas frente a paradigmas y mensajes mediáticos de los gobiernos de turno en torno al tema de la paz, por ende es necesario diferenciar qué es paz, qué es violencia y qué es educación, para no caer en elucubraciones u opiniones cerreras, sin enfocar el tema en su núcleo vital y su esencia y así desviar el foco del asunto.

     Para el efecto el coronel Villamarín invitó a los ediles y los invitados especiales que llegaron al recinto a participar de la exposición, a reflexionar en torno a varios cuestionamientos referentes a la educación que necesita Colombia, para determinar si es ¿Educación para la paz?, ó es ¿Educación para la no violencia?, o es ¿Educación contra la corrupción?, o es ¿Educación para la Defensa Nacional?, o es ¿Educación Integral que conduzca a formar líderes capaces de conducir el futuro del país hacia un desarrollo armónico en todos los campos?

     Hechas algunas precisiones alrededor de estas dudas metódicas y razonables, el expositor, invitó a los asistentes a reflexionar en torno a ¿Qué es educación?, y sugirió interpretarla como el acopio de conocimientos políticos, sociales, económicos recibidos de diversas fuentes, procesados por cada individuo que lo conducen a actuar dentro de un conglomerado y lo hacen partícipe de una cultura comprendida como un sistema de valores.

     Esto significa que de acuerdo con la calidad y cantidad de informaciones procesadas por cada individuo, la suma de todos los comportamientos individuales configuraran el comportamiento social, el cual redundará en los niveles de vida acordes con las gestiones de sus dirigentes.

     A manera de ejemplo, el expositor comentó que los componentes de la Educación son formales e informales, en el entendido que la familia como núcleo vital de la sociedad es el epicentro de la estructura formal de la educación, la cual se complementa con los conocimientos teóricos y prácticos transmitidos a los estudiantes en los centros escolares. Y señaló como componentes informales la interacción con el resto de la sociedad, los libros, los videos, las películas, los medios de comunicación y las redes sociales.

     Al hacer una comparación no cuantificada resaltó que los comportamientos individuales de los adultos, son la consecuencia de lo que recibimos en la niñez, e hizo la comparación que casos como los abusadores de menores de edad, siempre coinciden en la traumática infancia que tuvieron los depredadores, con la aclaración que en estas conductas depravadas, no hay estratos sociales sino realidades sicopáticas. Por ende, la invitación para todos los asistentes a fortalecer los elementos constitutivos de la familia que educa en la infancia y la adolescencia, para no tener que castigar a los adultos del mañana.

     Debido a que el tema central de la charla es la educación para la paz que propone el actual gobierno colombiano como un método para solucionar los problemas estructurales del país, el coronel Villamarín hizo hincapié en no especular y en reflexionar acerca de la manida costumbre muy colombiana de opinar acerca de lo que no se conoce y mucho menos de pontificar, sin haber realizado antes un ejercicio comparativo y evaluativo de los pros y los contras de cada línea de acción, frente a las que deberían ser los objetivos nacionales, muy nubosos en este y en anteriores gobiernos, por ende puso sobre la mesa la pregunta ¿Qué es la paz?

     Aplicada la elemental y muy lógica respuesta que la paz es la ausencia de la guerra, el expositor propuso de inmediato una nueva pregunta

     ¿Vive Colombia una guerra o una violencia integral sistemática?

      A esta altura de la exposición el coronel Villamarín argumentó que la anterior pregunta tiene el propósito de inducir a que los asistentes y en general los colombianos reflexionemos si en realidad Colombia escenifica una guerra cuya solución era el pacto entre Juan Manuel Santos y el cabecilla de las Farc, o lo que hay en el ambiente es una violencia multiforme cuya tipología es:

·         Violencia Política: Guerrillas comunistas- grupos de justicia privada

·         Violencia Social: Violencia intrafamiliar y vulneraciones a todos los derechos civiles de los colombianos por parte de agentes estatales y particulares.

·      Violencia económica: Todos los delitos relacionados con la propiedad privada, conexos con otros actos de violencia, además del narcotráfico, el secuestro, al extorsión, la minería ilegal y el desvío de recursos públicos para financiar grupos terroristas.

      Todas estas violencias han sido manejadas como incendios, que son apagados con bomberos transitorios, entre los cuales las Fuerzas Militares y la Policía han terminado cumpliendo misiones que deberían cumplir otros funcionarios del Estado. Y los caudillos de turno han sacado provechos personales de ese maremagnum.

      Revisados los anteriores puntos de vista, el expositor volvió a proponer como pregunta de reflexión ¿Vive Colombia una guerra o una violencia integral sistemática? o ¿se trata de un complejo fenómeno de violencia cultural integral?

      Acto seguido el coronel Villamarín planteó hacer una revisión crítica y fundamentada alrededor de una visión histórica de la paz, con base en los siguientes puntos:

1.       Los dirigentes políticos colombianos de todas las épocas que han acudido a firmar procesos de paz, han obviado intencionalmente que la corrupción es la madre de todas las violencias.

2.      Todas las guerras civiles fueron promovidas por las élites durante el siglo XIX y comienzos del siglo XX

            3.  Al cabo de todas las guerras civiles, los pactos de paz entre los bandos en contienda no apuntaron a buscar soluciones de fondo a los problemas que son concomitantes con la violencia multiforme, sino que se enfocaron en conservar privilegios para las élites. Esto, porque igual que ahora, las élites que creen ser predestinadas a ocupar altos cargos por derecho propio, se interesan más por el futuro personal de sus jefes políticos que por el destino del país que mal gobiernan.

       4. Hay una excesiva concentración del poder central, para meter baza en los dos aspectos que interesan a los dirigentes políticos corruptos: La nómina y el presupuesto. Y de eso nunca se hablado en los procesos de paz en Colombia.

      5. En medio de la rapiña para sostener privilegios dentro del poder central, las élites que han promovido la violencia en el territorio nacional, han mantenido en absoluto olvido la Colombia del Futuro, hasta 1991 llamada Los territorios nacionales, donde hay una ingente cantidad de recursos naturales, pero al mismo tiempo, ausencia casi absoluta de vías de comunicación y de integración de esas comunidades con el tejido social del país.

      A partir de las reflexiones concernientes a la visión histórica de los procesos de paz en Colombia, el coronel Villamarín planteó una Radiografía de las conversaciones de paz del gobierno Santos con las Farc, con enfoque en tres escenarios

      ·         La población civil quiere el fin de la violencia

      ·         El establecimiento quiere conservar su statu quo

     ·         Las guerrillas comunistas y sus comisarios políticos quieren el poder.

    Vistos los tres escenarios anteriores sin que haya confluencia ni sinergia, es improbable que funcione un supuesto pacto de paz, sustentado sobre propaganda personalizada del presidente y sin concentrarse en contrarrestar el plan estratégico de las Farc.

      Para finalizar la intervención el coronel Villamarín resarció que aunque la educación es un proceso integral que no puede resumirse en la interacción académica en las aulas y las tareas escolares en horas fuera de clases, es importante poner atención a la historia patria, la proyección geopolítica del país y la Cívica y Urbanidad, tres asignaturas escolares de las cuales no hay interés por parte del Ministerio de Educación y en consecuencia inciden en que la educación escolarizada no apunta a las soluciones integrales que exige Colombia en los campos político, social, económico, industrial, cultural y la defensa nacional vista como el compromiso de todos los compatriotas para cuidar y defender el país que se heredará a generaciones venideras.

      En lo atinente a la Historia de Colombia, el expositor señaló que en términos generales la escritura de la historia patria ha sido incompleta, porque ha tenido diferentes etapas, con sesgos a favor de quienes la sintetizaron en su momento:

       1. Historiadores de las élites que recién concretada la independencia de España, se dedicaron a exaltar las acciones de los próceres nacidos en las élites, que sin duda merecían esos reconocimientos, pero al mismo tiempo se obviaron otros datos que hubieran hecho la historia de esa época más justa con quienes desde el anonimato de su nivel social, aportaron como soldados o como integrantes de las redes de apoyo, muchos esfuerzos para concretar la libertad de la Nueva Granada.

        2. Sacerdotes católicos inscritos al Partido Conservador, dentro de un  periodo que va desde 1830 hasta más o menos 1960, con énfasis en adecuar valores cristianos occidentales, motivar patriotismo y acendrado respeto por los símbolos patrios, pero sin referir movimientos sociales y fenómenos sociopolíticos nacionales e internacionales, que incidieron en la construcción de la nacionalidad colombiana.

         3. Pensadores liberales, críticos de la historiografía existente hasta esa época, imbuidos de mayor rigor académico y críticas fundamentadas a los errores y aciertos de las élites y prohombres que habían construido los historiadores colombianos que les antecedieron, cuyo posicionamiento fue fuerte entre 1969 y 1984.

         4. Retiro de la cátedra de historia de los programas académicos de la educación escolarizada por parte del presidente Belisario Betancur en 1984.

        5. Visión marxista-leninista de la historia colombiana dirigida por cuadros políticos del Partido Comunista Colombiano, infiltrados en importantes sectores de la educación escolarizada, para desde otras cátedras afines a la historia del país, escribir verdades a medias o mentiras que por efecto de la repetición se convierten en verdades irrefutables, tales como que la violencia actual nació en 1948 con la absurda muerte de Jorge Eliécer Gaitán, que en Colombia hay una guerra de clases, que la solución a los problemas del país es firmar la paz con todas las imposiciones a favor de los proyectos políticos y estratégicos de las guerrillas comunistas que supuestamente luchan por intereses populares y que el responsable de la guerra es el Estado colombiano.

      Sin duda estas graves ausencias de veracidad y de conjunto de percepciones para clarificar la visión de la historia colombiana inducen a la pérdida de identidad, la ausencia de patriotismo y al extremo que para amplios sectores de la población colombiana, es más importante la suerte personal de un futbolista, que la muerte de soldados, policías o campesinos a manos de los terroristas, o cualquiera de las formas de tipología descrita de la violencia multiforme.

       En lo referente a la valoración geopolítica del país, el expositor resaltó los siguientes puntos:

       1. Ni los componentes formales ni los informales de la educación de los colombianos, se centran en el conocimiento del potencial integral del país, por ende no hay política de fronteras, ni valoración adecuada de la ingente cantidad de recursos naturales y el potencial agroindustrial del país, la industria turística y los demás renglones de la economía. A manera de ejemplo el expositor citó los casos de la riqueza desconocida de los departamentos del Cauca, el Chocó y los departamentos que confluyen en el Páramo del Sumapaz.

       2. En consecuencia con el punto anterior no hay importancia ni valoración adecuada del elemento geohumano, porque desconocemos el potencial de las razas, de las etnias, sus valores culturales, sus capacidades, su inteligencia y enfoque de la educación en necesidades reales del país y su capacidad de desarrollo integral a favor del país. Si se desconoce el potencial humano de la nación es imposible conocer y explotar los demás potenciales.

          En tercera y última instancia el coronel Villamarín llamó la atención sobre la desaparición de la instrucción cívica y urbanidad de las aulas de clase y de los hogares, pues esto incide en la calidad de personas individuales y desde luego en la articulación del tejido social.

      Por ende con base en los puntos anteriormente descritos, el expositor volvió a plantear algunos interrogantes respecto al afán del gobierno Santos de pontificar que el pacto Santos-Rimo es la puerta de entrada a un paraíso de solución a la enclaustrada violencia atávica del país:

a.      ¿Es adecuada la educación de educadores?

b.      ¿Acuerdo de paz con las Farc resuelve estos problemas?

c.       ¿Colombia requiere una educación para la paz o un sistema educativo contra la corrupción y la violencia?

tores de Cóndor en el aire también leyeron:

ganar la guerraEl eln por dentroEl cartel de las FarcEn el InfiernoLa Selva RojaLa silla vacíaDrama Pesadilla y EspectáculoDeyanira canto de guerra y pazCesó la horrible noche?Martes de horrorMágica Leyenda del DoradoDelirio del LibertadorNarcoterrorismoConexión Al QaedaComplot contra ColombiaOperación JaqueGuerra SicológicaEstado Islámico ISISOperación OdiseoOperación SodomaFracaso de una ilusiónSuperación Personal ISuperación Personal IIFallo Salomónico