Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Disturbios cocaleros, salida del paisa y asesinato de indígena por Eln indican que las Farc manipulan “su PAZ”

  • PDF

      Análisis del conflicto colombiano

     Los disturbios cocaleros, la sospechosa salida de alias el paisa de una zona de tolerancia concedida por Santos a las Farc y el asesinato de un  indígena por sicarios del Eln en el Chocó, constituyen tres hechos diferentes y una sola verdad: Las Farc siguen manipulando “su paz”.

     Pacto Farc-SantosDetrás de las marchas cocaleras están las Farc, con sus supuestas disidencias y con las estructuras no desmovilizadas de las milicias bolivarianas, el movimiento bolivariano clandestino y el Partido Comunista Clandestino. Son estas tres estructuras políticas ilegales de las Farc, las que promueven esos “movimientos populares y sociales”. Prueba de ello es que los “líderes cocaleros” reclaman el cumplimiento de las imposiciones de las Farc a De La Calle y su combo en La Habana y no el desarrollo sostenible de Colombia.

     En reiteradas ocasiones ha quedado demostrado que las Farc están detrás de la farsa dilatoria del Eln en Quito. Y mediante argucias propias de sus estratagemas y lineamientos del Plan Estratégico al cual no han renunciado, las Farc han conseguido que el gobierno Santos autorice dos cumbres terroristas Eln-Farc. Una en Cuba y ahora otra en Quito. Dizque para que las Farc conminen a los elenos a hacer la paz. Algo así como poner a Garavito y otros depredadores sexuales a cuidar una salacuna o a dirigir el ICBF.

     Con absoluto cinismo y la venia cómplice de Juan Camilo Restrepo y los mudos ansiosos de viáticos en dólares que lo acompañan en el sainete de Quito, el Eln dilató reconocer el asesinato a sangre fría de un líder indígena en el Chocó, al mismo tiempo que sus cabecillas se reunían en la capital ecuatoriana con los cabecillas de las Farc. Pasados varios días del crimen, el Eln reconoció que fue una estructura de su organización terrorista, la responsable del homicidio del líder indígena, pero aquí no pasa nada, porque si algo serio sucediera al respecto, se acabaría la fanfarronada al Nobel de Paz. Por ende, quien cuestioné estos sucesos, es guerrerista, ultraderechista, uribista y mil epítetos más.

     El fín de semana pasada, el tal paisa de las Farc, salió de la zona de tolerancia concedida por el gobierno Santos para que de manera paralela y tramposa, su cuadrilla siga controlando el negocio de la coca en el Caquetá y el Putumayo en asocio con las supuestas disidencias farianas. Como el hecho suscitó revuelo mediático, con el cinismo de siempre Iván Márquez dijo que el paisa estaba de “caminata ecológica”. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

     En síntesis, los disturbios cocaleros, la salida del paisa de la zona de tolerancia de Santos para las Farc y el asesinato del líder indígena en el Chocó por parte de sicarios del Eln, son hitos puntuales de lo que vendrá para Colombia como consecuencia del Pacto Farc-Santos, en el que las Farc siguen imponiendo su paz comunista, no la paz que conviene a Colombia.

     Pronto Santos se irá del cargo que nunca ha debido ocupar, y los melifluos pacifistas, comprenderán tarde que así como Fidel Castro mintió al mundo en 1960 cuando dijo que no era comunista y que quería la paz interna y externa, las Farc están mintiendo y todo lo que hacen corresponde a su proyecto totalitario contra Colombia.

     Quizás, cuando los comunistas armados y desarmados saquen las garras de sus verdaderas intenciones, ya habrá corrido mucha sangre inocente en campos y veredas, por las nuevas violencias que pareciera estar incubando el pacto Farc-Santos, que de coda, sigue siendo “perfecto” para el sinuoso exministro Humberto De La Calle, quien sin ruborizarse dice ser el indicado para terminar de entregar el país a los comunistas desde otra inmerecida presidencia ade la república, pero eso sí, que los colombianos tengamos muy claro, que él no es candidato de las Farc ni de Santos. Como hace falta Jaime Garzón para escucharle su irónico comentario al respecto:

      “En Qac también hay tiempo para el humor.

     Reiteramos: tres hechos distintos y una sola verdad: Las Farc imponen su “paz”

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

     www.luisvillamarín.com

     Especialista en Defensa Nacional, Estrategia y Geopolítica

Lectores de Pacto Farc-Santos también leyeron:

operacion odiseoimagen operacion sodomaimagen operacion jaqueimagen complot contra Colombiaiamagen el cartel de las Farc (II) imagen en el infiernoimagen selva rojaimagen in hellimagen ¿Ceso la horrible noche?imagen drama pesadilla y espectaculoimagen deyanira canto de guerra y pasimagen condor en el aireimagen farc terrorismo na amaerica do sulimagen la silla vaciaimagen el eln por dentroimagen ganar la guerraimagen conexion al qaedaimagen isis estado islamicoimagen narcoterrorismo la guerra del nuevo sigloimagem primavera arabeimagem guerra sicológica


Lea mas acerca de Pacto Farc-Santos por Luis Alberto Villamarin Pulido