Qué debe evitar el gobierno Duque en eventuales negociaciones con el Eln

Publicado: 2018-08-13   Clicks: 720

     Análisis del conflicto colombiano

    Pacto Farc-Santos En Colombia escasean los estudios de análisis estratégico sobre asuntos geopolíticos y político-estratégicos, en torno a sucesos determinantes de la vida política del país. Las conversaciones de paz con los grupos narcoterroristas no han sido la excepción de esta regla. Ni hubo estudios serios de la farsa de paz Pastrana-Farc en el Caguán para iniciar la entrega sistemática de la Constitución que hicieron a las Farc De la Calle y sus mudos acompañantes; ni hay ningún documento oficial serio y sin sesgos autoelogiosos del santismo, que ponga en la debida dimensión, las consecuencias geopolíticas y geoestratégicas del error de conversar en inferioridad de condiciones y ceder tanto espacio a los terroristas en La Habana.

    Todo esto para advertir al presidente Duque y al recién nombrado comisionado de paz Ceballos, que antes de embarcarse en otro embeleco pacifista tipo Santos, comiencen por analizar de manera crítica con especialistas en la guerra subversiva, el enfoque que deben tener unas conversaciones serias con los terroristas del Eln.

     Esta tarea, no se puede hacer con politiqueros y oportunistas que hacen contratos por doquier con el auto-logo de “especialistas en seguridad” o “especialistas en el conflicto” o “especialistas en la paz” porque en realidad son especialistas en mermelada.

     El objetivo de estos estudios debe ser determinar, cuáles fueron los catastróficos errores de De la Calle, Mora, Naranjo y los demás mudos enmermelados frente a bandidos audaces como Márquez y Catatumbo en Cuba, pues a juzgar por los hechos los livianitos equipos de conversadores encabezados por Juan Camilo Restrepo y luego por Gustavo Bell con el Eln en Quito, fueron muy pobres, demasiado pobres, paupérrimos en argumentos y métodos para impedir que el Eln les repitiera a ellos, las dosis de paseo por los tres cuartos de la arena, como hicieron las Farc con De la calle en Cuba. Todos ellos inferiores al reto… por desconocer la estrategia y objetivos del adversario.

     En consecuencia, presidente Duque y señor Ceballos, no sobra recomendarles que tengan en cuenta:

     1.  La historia de la guerra y la historia de la humanidad enseñan que las guerras se gana derrotando la estrategia del enemigo. Para el Eln la conversación de paz, es apenas un paso más de su guerra contra el enemigo de clase. No el fin de la misma. Así es que para conversar primero deben conocer al dedillo cual es la verdadera estrategia del Eln, que aunque ustedes les parezca tropicalista, sigue convencido que son alternativa de poder político y de gobierno en Colombia, pues además o hacen en consonancia con las Farc y su combustible del narcotráfico. Y mientras creen ser alternativa política seguirán haciendo terrorismo contra los colombianos, auspiciados por la dictadura cubana, el régimen venezolano y algunos “pacifistas” nacionales e internacionales, que son lobos con piel de oveja.

     2. Todos los grupos narcoterroristas incluido el Eln gravitan alrededor de un plan estratégico. El del Eln se llama vuelo de Águila desde cuando lo concibió el Cura Pérez a mediados de la década de 1980 durante la trilateral guerrillera con el Mir-Patria Libre.

    Cover el eln por dentro 3.  Los ejes del Plan Estratégico Vuelo de Águila del Eln son el “poder popular”, la “vinculación permanente de las masas a la guerra popular”, la activación de “escuelas revolucionarias”, la formación de grupos de “prenucleados”, la activación de “grupos de estudio y trabajo”, la instalación de bases revolucionarias de masas, y en especial algo que casi todo el país desconoce pero es donde está la fortaleza ideológica del Eln: Las autodenominadas “Comunidades Eclesiales de base”, que giran en torno a la teología de la liberación, la teoría del “hombre nuevo”, el socialismo científico, la articulación de las “luchas populares” y el cristianismo-marxista o marxismo cristiano como quiera vérsele.

     4. Así mediante un movimiento político clandestino que inicialmente se llamó A Luchar, las estructuras enunciadas en el punto anterior, desarrollan la organización de la base político-militar del grupo terrorista alrededor de  la “línea que tira el COCE (Comando central del Eln), y desarrollan las Comisiones de Trabajo Político-Organizativo (CTPO) de cada cuadrilla a la par con las Milicias Populares dentro del campesinado, los obreros, las áreas urbanas y lo que llaman la “periferia” alrededor de los municipios donde está activo el Eln.

     5. Y en esos espacios geopolíticos y geoestratégicos el Eln desarrolla la lucha popular mediante la organización comunitaria de “organizaciones sociales” o “sociedad civil” a quienes adoctrinan con su línea de pensamiento marxista-leninista y del terrorismo del foco guerrillero guevarista; pero claro, como organizaciones sociales, son “sociedad civil” y es con esa “sociedad civil” que el gobierno debe negociar la paz. Pero no la paz que conviene a Colombia, sino la que se ajuste al Plan Vuelo de Águila del Eln.

     6. Este “Trabajo Político-Organizativo” se ajusta a lo que denominan los “planes tácticos” de cada estructura orgánica del ELN, los cuales son supervisados, valorados y aprobados por los Frentes de Guerra (Noroccidental, Nororiental, etc). Y en cada una de estas estructuras organizativas hay activos sacerdotes y monjas de filiación católica, que de manera clandestina militan en el Eln y estructuran las “comunidades eclesiales de base”.  Ahí radica la fortaleza del Eln, y es algo que debe quedar muy claro y limitado en el papel de “mediadores” que buscan algunos obispos, pues su participación debe ser muy transparente y no pueden estar ahí personas de quienes se pudiera sospechar que integran esa organización clandestina o que estén laborando o hayan laborado en zonas afectadas por el Eln.

      7. Naturalmente que la Iglesia Católica como institución seria negará cualquier vínculo con el Eln, pero eso sucede igual con los imames de las mezquitas a las que iban quienes después aparecen inmolados como terroristas islámicos. No son todos los sacerdotes ni todas las monjas, ni hay unas cuantas naranjas podridas. Lo que hay es células clandestinas del Eln infiltradas y quizás son tan clandestinas que no las han podido detectar. Como en el caso de las brujas. Nadie cree en ellas pero que las hay las hay.

     cover condor en el aire8. Pruebas históricas hay muchas. La vinculación de Camilo Torres, la autobiografía de la monjita terrorista Leonor Esguerra, la historia del sacerdote Bernardo López Arroyave formando las cuadrillas Carlos Alirio Buitrago y la que después llevó su nombre iniciada con el “proyecto Santos (San Carlos-San Luis- San Roque-San Francisco-San Rafael en el Oriente Antioqueño), las vinculaciones de Laín, Jiménez, Zabala, Pérez y otros clérigos, etc, etc.

     9. No es gratuito que el “Acuerdo Puerta del Cielo” haya sido firmado en un monasterio en Alemania, ni que la pareja de terroristas internacionales alemanes de apellido Mauss tuvieran formación en entidades católicas con “amor por los pobres”. Tampoco es gratuito que los cabecillas del Eln verbigracia Francisco Galán y Pablo Beltrán, siempre hablen con un acento y énfasis de seminario y comunidad católica. Por algo será…

      Respecto a esta realidad, no puede caber la menor duda, ni los comisionados de paz del gobierno pueden caer en la bobería colectiva de la etérea agenda, sin antes precisar este punto. Por no dejar en claro la relación del Partido Comunista Colombiano con las Farc, y no haber exigido que los integrantes del Movimiento Bolivariano Clandestino, el Partido Comunista Clandestino y las Milicias bolivarianas hubieran sido identificados y judicializados por ser redes de apoyo al terrorismo, ahora están infiltrados en la protesta social y muchos de ellos son la garantía de supervivencia de las “disidencias de las Farc”. Igual pasaría con el Eln sino se toman acciones concretas, frente a quienes son los cómplices desarmados de este grupo criminal.

      10. Si el gobierno Duque reanuda las conversaciones con el Eln debe evitar que siga la farsa en Cuba, pues eso es como poner el gato a cuidar el queso para que el ratón no se lo coma. El Eln fue creado en Cuba bajo el auspicio de la dictadura castrista, siempre han tenido nexos. Desde luego, todo lo que hablaban los negociadores de Santos en sus sitios de reunión era espiado por los servicios de inteligencia cubanos y compartido con las Farc y con el régimen dictatorial venezolano de Maduro.

      11 La agenda debe incluir fechas y programas completos de la desmovilización de los terroristas y la identificación total de todas las estructuras “políticas” que hacen guerra popular y lucha popular. No identificar y judicializar a estos delincuentes desarmados, es caer en la trampa de seguir conversando eternamente, mientras los terroristas causan daños eternamente.

       12  Es imperioso esclarecer y romper cualquier vínculo de las Farc con el Eln, pues en la actualidad los elenos desarrollan la parte del libreto de la paz santista, coordinado con las Farc. Para el efecto, todos los terroristas del Eln incluidas las bases político-organizativas enunciadas deben ser concentradas en zonas de desarme y desmovilización. Si no se hace así, todo será una burda patraña. También deben incluirse todas las estructuras urbanas del Eln, pues eso tampoco se hizo con las Farc.

        13. A la mesa de víctimas producidas por el Eln deben ir todos los campesinos a quienes los elenos les han reclutado y asesinado sus hijos en los “juicios revolucionarios”. Todos los documentos que existen en los archivos de inteligencia militar y los terroristas desmovilizados del Eln deben ser llamados a declarar contra sus cabecillas para que no haya impunidad. Y esas víctimas deben ser reparadas con dineros que posee el Eln en Suiza y otros paraísos fiscales, para cuyas transacciones utilizó muchos años la clave “Buen viento”. No se puede repetir la vergonzosa patraña de las Farc entregando traperos viejos como parte de sus activos financieros. En esas víctimas deben quedar incluidos los militares y policías asesinados por los terroristas desde 1964 hasta la fecha.

        14. El Estado colombiano debe llevar a la mesa el balance financiero de lo que han costado al país los daños causados por los terroristas del Eln contra la infraestructura energética-vial y económica, los pagos en seguros por vehículos incendiados, la reparación a las víctimas del holocausto de Machuca, etc. Los afectados deben constituirse en parte civil contra el Eln y si llegaren a la JEP además de resolver la situación penal, los cabecillas del Eln deben pagar con sus recursos que son muchos, los daños que han causado.

        15. Sobra decir que los terroristas del Eln tienen que entender que no habrá más premios santistas, que sus crímenes no son “daños colaterales” ni efectos del conflicto, ni mucho menos que ellos representan a la “sociedad civil”, pues está demostrado que representan un grupo de ideólogos del terrorismo marxista-cristiano. Por ende deben ser encarcelados. El tratamiento con penas alternativas es una burla al país y a las víctimas.

        16. Los sindicatos petroleros y oficiales donde se han infiltrado terroristas del Eln deben denunciarlos y entregarlos ante las autoridades. Pues igual que en el caso de las brujas, nadie las ve pero que los hay los hay.

          17.Ahora que Maduro pide que le extraditen a los supuestos responsables de los supuestos atentados contra su vida, lo que debe hacer la cancillería colombiana además de concitar la solicitud internacional para desconocer la tiránica administración de este personaje, es exigirle que extradite a Colombia a todos los cabecillas del Eln a quienes su gobierno cobija en Venezuela.

Y la lista sigue…

      Pero si para reiniciar las conversaciones con el Eln, el gobierno Duque no pone estos puntos sobre las íes ni define agendas con cronogramas concretos, no solo limitándose a advertencias de que si no paran el secuestro, o si no cesan los atentados no habrá conversaciones, la farsa se eternizará y los anuncios de mano dura de Duque contra el Eln se parecerán a los estultos anuncios de Rafael Pardo Rueda y Martha Lucía Ramírez, cuando fueron ministros de defensa y cada uno por aparte en su momento, dijo que en 18 meses acabaría a las guerrillas.

 

Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

www.luisvillamarin.com

Especialista en estrategia, geopolítica y defensa nacional

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Banner

BLA BLA BLA

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©