¿Protesta social o terrorismo financiado por las Farc y otros carteles de narcos?

Publicado: 2021-03-04   Clicks: 633

      Análisis del conflicto armado en Colombia

      El Cartel de las Farc (III)Es recurrente y a menudo se repite en diferentes zonas rurales colombianas afectadas por la presencia delictiva de organizaciones criminales dedicadas al tráfico de estupefacientes, que mensajeros de las Farc, el Eln y otros carteles de narcotraficantes, acudan a la figura de la “protesta social” para interponerse entre las unidades militares o policiales y los delincuentes, o el cuerpo del delito, materializado en los cultivos de coca, los laboratorios clandestinos de procesamiento de cocaína,  o para evitar  la captura de bandidos de estos grupos criminales.

      El cada día más desprestigiado y menos creíble pacto de las Farc con Juan Manuel Santos, refleja un evidente engaño de las mafias comunistas armadas y desarmadas, que contra viento y marea y por todos los medios publicitarios-propagandistas, impusieron a los colombianos, 310 páginas de vergonzosa cesión de la soberanía nacional al plan estratégico del partido comunista y su brazo armado.

       No solo indigna, sino que preocupa, que las milicias bolivarianas de las Farc, no incluidas intencionalmente en las imposiciones de las Farc en La Habana a los convidados de piedra Mora, De la Calle, Naranjo y compañía, alebresten a los campesinos, para que en manadas de revoltosos agresivos, se interpongan de manera agresiva e ilegal, para impedir que las fuerzas del orden, destruyan la base de las finanzas de todos los carteles de coqueros encabezados por las Farc, el Eln y el Epl.

      Hoy en Antioquia, resultaron heridas tres personas ―no se sabe cual es su relación directa o indirecta, con carteles de narcos― quienes de manera belicosa se oponían a que las tropas erradicaran cultivos de coca.  Este hecho es la extensión geográfica, de un virus iniciado por los “pacíficos indígenas de una belicosa etnia caucana” muy cercana a las Farc.

       En lugar de emitir declaraciones altisonantes con fines politiqueros personales, pronunciadas por sucesivos ministros de defensa, estos funcionarios civiles deberían cumplir con su deber, en este caso específico presentando ante el congreso de la república y promoviendo la aprobación de reformas a los códigos de justicia relacionados con estos temas, para que quienes inciten, financien o promuevan esta vergonzosa práctica delictiva, sean judicializados como promotores o actores del terrorismo.

       El cuento chino de que son pobres campesinos que no tienen otra opción, es el argumento baladí de los capos de todos los carteles de narcos, que para no perder sus jugosos ingresos utilizan a ignorantes labriegos, a quienes por lo general les pagan por asistir a cometer actos que subvierten el orden.

      Si fuera cierto que los campesinos cultivan coca o deforestan extensas reservas forestales, para sembrar coca, porque no tienen más opciones económicas o financieras; sus padres y abuelos no hubieran podido sobrevivir cultivando productos de pancoger, sin volverse cómplices de grupos criminales o bandidos de todos los pelambres.

       Por otra parte, llama la atención, que los argumentos de los “campesinos pacíficos que impiden que las fuerzas del orden cumplan lo prescrito en las leyes” son los mismos de la Colombia Humana de Petro, de los cómplices armados y desarmados de las Farc, del compañero Ernesto Samper, de los politiqueros corruptos que se vuelven mamertos cada vez que hay anuncios de partidas fiscales para ejecutar programas de paz, etc., acerca de no erradicar la coca mediante fumigación, no bombardear las guaridas terroristas “porque allí hay niños con extensos prontuarios criminales”, permitir el vandalismo en las ciudades encabezado por el Eln y las Farc pero financiado por otros carteles de narcos,  diálogos con el Eln, y cumplimiento a lo impuesto por las Farc en Cuba a De la calle y sus mudos.

       En síntesis, las agresivas actuaciones de los “pacíficos campesinos que hacen protestas sociales” en favor del narcotráfico, no son hechos aislados, sino parte de una estrategia integral de comunistas armados y desarmados contra Colombia.

        El Ejército colombiano necesita el respaldo total de los colombianos para cumplir su misión constitucional, no la ambivalencia de quienes lo elogian en privado y lo cuestionan en público.

       Teniente coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

        Autor de 38 libros de geopolítica, defensa nacional y estrategia

        www.luisvillamarin.com

 

Reciba gratis noticias, articulos y entrevistas

* indicates required

Maintained and Created by: { lv10 }

LuisVillamarin.com, 2015©