Screen

Profile

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Incidencia de sindicaciones a Tareck El Aissami por venta de pasaportes y narcotráfico, en acuerdo de paz con las Farc

  • PDF

     Análisis del conflicto colombiano

     Cada día que pasa se complica más la continuidad del régimen chavista en Venezuela. En menos de una semana, el gobierno de Estados Unidos, sin anunciar obvias medidas contra el régimen de Maduro, sacó a la luz dos asuntos que eran secretos a voces en los centros de análisis políticos y estratégicos internacionales: Ventas fraudulentas de pasaportes legítimos a musulmanes en el Medio Oriente y nexos del actual vicepresidente Tareck El Aissami, con los carteles de las drogas, con la circunstancia agravante que tanto los pasaportes como los dineros recogidos por narcotráfico, financian, o facilitan, o complementan las actividades subrepticias de los grupos terroristas, tanto islamistas como comunistas.

     Nunca antes a solución del conflicto colombiano, había dependido tanto de lo que suceda en Venezuela.

    Hasta la fecha Maduro y sus funcionarios han guardado silencio al respecto, pues son conscientes que para afianzar su posicionamiento como mandatario de mano fuerte y patriota a ultranza, Donald Trump acrecentará la ofensiva mediática, diplomática, y de inteligencia militar para presionar la salida de Maduro y su cohorte del Palacio de Miraflores.

    Por ende es mejor para los chavistas estar callados pero preparados para arremeter contra el pueblo venezolano, que por efecto reflejo saldrá a las calles a exigir la caída del socialismo del siglo XXI, algo que para los comunistas venezolanos es una declaratoria de guerra de clases.

   Por razones obvias, las Farc están mirando con ojo crítico y mucha prevención lo que suceda en torno al asunto, debido a que el mayor porcentaje de ingresos del grupo terrorista gravitan alrededor del narcotráfico, el lavado de dinero, la venta de oro proveniente de la minería ilegal y la complicidad política con funcionarios de Nicaragua, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Brasil, Cuba, Irán y otros países.

    Por otra parte, en esencia el plan de guerra Guaicapuro contiene el pacto chavista con las Farc al permitirles instalar guaridas en su territorio y promoverles las legitimación política como fuerza beligerante, implica la participación activa de las estructuras armadas de las Farc y el Eln, en una eventual guerra civil o en la paranoica guerra contra el “imperialismo yanqui”. El otro curso de acción es inventar una guerra contra Colombia, en la cual los terroristas tomarían a partido a favor de Maduro.

    El asunto se enreda más, debido a la probabilidad de inversiones de dineros blanqueados  de las Farc en obras públicas de El Salvador en coordinación con el gobierno comunista de ese país, lo cual sería la verdadera razón de la exigencia de las Farc para sacar a Simón Trinidad de la prisión en Estados Unidos, a cambio de que el gobierno salvadoreño reconozca estatus de beligerancia a los terroristas colombianos con embajada incluida.

    Es lógico inferir que estando Trump en el poder, las Farc no van a desarmarse, pues sus cabecillas son conscientes que sin importar el cargo o la ubicación política que llegaran a tener dentro dela burocracia colombiana, el mandatario estadounidense urgiría a sus organismos de seguridad y a la diplomacia de su país, para que sean capturados y presentados ante las cortes federales estadounidenses, que los requieren  por narcotráfico, terrorismo, secuestros y asesinatos de ciudadanos estadounidenses.

    Además, dentro del plan estratégico de las Farc, no aparece como objetivo final dejara las armas para entrar a hacer parte de la política tradicional y corrupta, contra la cual han guerreado durante cinco largas décadas. Dentro de su plan aparece el objetivo final de llegar al poder por medio de la combinación de las formas de lucha.

    En ese sentido, negociar sin entregar las armas, dilatar las conversaciones y poner a la oligarquía como enemigo de clase a que se mate sola y se destruya desde adentro, es una estratagema que a juzgar por los hechos, les ha salido a pedir de boca.

     Mucho menos, las Farc se van a desarmar y a entregar las armas, cuando el Eln sigue cumpliendo el pacto que hicieron con Chávez y las Farc de buscar el reconocimiento político sin el rótulo de terroristas, con la complicidad del gobierno de Rafael Correa, otro que está en la mira por nexos con el narcotráfico y el terrorismo, y que para colmar las complejidades de la paz y la guerra  en Colombia, Correa está a punto de salir y tal vez de perder las elecciones con su candidato personal.

    A esto se suma que en ninguna parte de los acuerdos con las Farc, quedó claro cuál es la responsabilidad penal del Partido Comunista Clandestino, del Movimiento Bolivariano Clandestino, de las Milicias Bolivarianas, ni quiénes son, como tampoco quedó clara la responsabilidad de los comunistas desarmados, que durante varias décadas han sido padrinos de las Farc.

    Para las Farc no hay afán. Están aprovechando lo impuesto a Santos en la mesa de conversaciones en Cuba, para buscar el gobierno de transición, el desmoronamiento de las Fuerzas Militares, incrementar la idea del apaciguamiento psicológico, y sin entregar las armas, pues siempre tendrán una disculpa para dilatar ese asunto, esperar que pase el gobierno de turno al  que consideran coyuntural, y seguir en su guerra de clases.

    Las Farc, son la vanguardia de la revolución comunista en Colombia. No les importa que esto ya este desueto. Es su línea de fé y eso contempla su plan estratégico, al que nunca han renunciado.

    Visto el anterior cuadro político-estratégico, en el cual el gobierno Trump sacó a relucir los primeros ases, lo que indica que tiene otros contra Venezuela, en este caso particularizado en el lenguaraz vicepresidente Tareck El Aissami, se infiere que las Farc no se desarmarán, y seguirán dentro de su plan a largo plazo.

   Cover Complot contra ColombiaPara entender mejor el plan estratégico de las Farc y los contenidos de la conjura del comunismo internacional contra Colombia, es conveniente releer todos los documentos hallados en los computadores y memorias electrónicas de Raúl Reyes. Han pasado ocho años de esto y los implicados han escabullido con argucias sus responsabilidades al respecto, pero las graves sindicaciones contra Tareck El Aissami, y las maniobras internacionales que están haciendo las Farc y sus cómplices en el campo financiero y político en contubernio con el Eln, indican que lo más seguro es que el Premio Nobel de Paz, se vaya de la presidencia sin ver nada concreto y que los colombianos nos quedemos con la guerra de siempre.

 

    Coronel Luis Alberto Villamarín Pulido

    Especialista en Geopolítica, Estrategia y Defensa Nacional

      www.luisvillamarin.com

El coronel Luis Alberto Villamarín Pulido es un oficial graduado en Estado Mayor, especialista en defensa nacional, geopolítica y estrategia temas sobre los cuales ha publicado 31 libros, conferenciante invitado en varias universidades del mundo y analista permanente de aspectos relacionados con estos temas para la cadena de televisión internacional CNN y otros medios de comunicación de diversos países.

    Para leer los libros del coronel Villamarín haga click aquí.

Lectores de Cóndor en el aire también leyeron:

ganar la guerraEl eln por dentroEl cartel de las FarcEn el InfiernoLa Selva RojaLa silla vacíaDrama Pesadilla y EspectáculoDeyanira canto de guerra y pazCesó la horrible noche?Martes de horrorMágica Leyenda del DoradoDelirio del LibertadorNarcoterrorismoConexión Al QaedaComplot contra ColombiaOperación JaqueGuerra SicológicaEstado Islámico ISISOperación OdiseoOperación SodomaFracaso de una ilusiónSuperación Personal ISuperación Personal IIFallo Salomónico